miércoles, 26 de julio de 2017

CRÓNICA VUELTA AL ANETO 2017 (GRAN TRAIL ANETO POSETS), ME DEJÉ LAS PIERNAS EN COLLARADA!

En la línea de salida antes del comienzo de la Vuelta al Aneto


Crónica Vuelta al Aneto: Me dejé las piernas en Collarada...

Gran Trail Aneto Posets 2017, Benasque, 22 julio


Todas las fotos están sacadas con el móvil (este año fui sin cámara de fotos)









"Pensamos que el ejercicio en sí nos pone en forma. Pero el ejercicio supone una agresión, una carga negativa que, en realidad nos debilita. Si tras esa agresión o estímulo damos el tiempo necesario para la recuperación, se producirá entonces una respuesta adaptativa del músculo, que lo mejorará de cara a una futura agresión y nos mejorará la forma física. Si no dejamos el tiempo necesario de recuperación para que pueda producirse esa respuesta adaptativa, impediremos que se produzca y seguiremos debilitados"
Doug McGuff
Body by Science 





Esta premisa sobre el entrenamiento y el tiempo necesario para la recuperación (y mejora) a veces no la tomamos en serio. Cada vez estoy más convencido del tiempo de descanso y recuperación que hay que dejar antes de una prueba como ésta.

Tras cruzar la meta de Collarada
Tan sólo 6 días antes corría el Doble Kilómetro Vertical a Collarada. Aunque estaba incrito hace semanas, unos días antes pensé no correrlo, por su explosividad y su cercanía a la Vuelta al Aneto. Posteriormente me he enterado de varios corredores que, por dicha cercanía, no fueron a Collarada. Ellos acertaron.

Pero por otro lado quería verme en una carrera funcionando bien antes de ir a Benasque. La mala digestión en la carrera de Peña Canciás (Fiscal) la resolví bien en Collarada y mejoré en 11 minutos mi tiempo del año pasado. Subí y bajé más rápido que en 2.016, año en que luego corrí también la Vuelta al Aneto 6 días más tarde.

Pero esta vez me daba cuenta, conforme pasaban los días tras el 2 KV de Collarada y se acercaba Benasque, que las agujetas de las piernas me duraban más días. El jueves aún tenía dolor en los cuádriceps.
¿Demasiado cerca una carrera de otra? Me preguntaba.
Había sido un error?










Viernes 21 julio por la tarde, Benasque

Llego a Benasque un poco justo de tiempo y tras lograr aparcar cerca de la Escuela de Montaña de Benasque, hago una breve carrerilla a Barrabés para una compra de última hora.
Y ya noto en esos pocos metros corriendo por Benasque, que las piernas no están bien. Que no tienen fuerza. Que no la han recuperado.

Pienso...
Bueno, aún me queda una noche de dormir para recuperarlas del todo...
Será suficiente? Me pregunto.

Voy directamente a la charla del Gran Trail Aneto Posets de las 19 horas.


En la Charla Informativa del Gran Trail Aneto Posets, 19 h

Chala Informativa Gran Trail Aneto Posets, Viernes 19:00

Allí, el speaker, Jorge García, me cede el micrófono para comentar la Meteo que les viene.
Comento la actualización que he colgado en el blog al mediodía y la Última Hora que colgué a las 9 AM esa mañana, explicando las diferencias entre los 3 modelos consultados:

- El GFS no daba ninguna precipitación en las 36 h de carrera desde medianoche al mediodía del domingo
- El modelo HIRLAM daba posibilidad de algunas precipitaciones entre la media noche y las 5 AM.
- Y el modelo ARPEGE, daba seca la madrugada pero daba posibilidad de lluvia entre las 12 h del mediodía y las 16 h del sábado.

En mis boletines suelo mirar sólo un modelo, el GFS (si no, mis predicciones me llevarían todo el día escribirlas) pero en este caso era mejor mirar más posibilidades.

Al final, el HIRLAM acertó en esa precipitación de madrugada, enviándoles a los corredores del Gran Trail una buena lluvia entre las 1:15 y las 1:45 AM. Por suerte, el resto del fin de semana, tanto sábado como domingo fue seco. Fue sólo esa media hora, en la que cayó pero bien.

Esa lluvia y los rayos me despertaban mientras dormía en el Hotel Casa Cornel de Cerler. Pensaba: "Pobres los del GTAP... me van a odiar. Pero bueno, avisados estaban de esa posibilidad ... A ver si para pronto de llover".
Volví a dormirme



Sábado 22, Vuelta al Aneto


56 km y 3.520 m de desnivel




Me levanto a las 5 AM y me bebo un largo trago de leche fresca (entera) que llevo en una nevera que me he traído. Qué bien entra esta leche fresca!
Me preparo y me bajo a Benasque con tiempo, llegando poco después de las 6 AM. Desde las curvas de la carretera que baja de Cerler, se ve Benasque sumido en una niebla matinal. Por encima, en las montañas, alternan nubes y cielo azul. Esperemos que el día aguante y no nos mojemos más.

Tras aparcar me preparo todo, me tomo un plátano, me cojo un botellín con agua y sales para la media hora previa y salgo hacia la Avenida de los Tilos, donde el ambiente se empieza a notar y la megafonía no para de darnos ánimos e instrucciones.

Entro en el corralito de salida y allí voy encontrándome a corredores. Unos conocidos y otros que no conozco pero que me conocen.

Se me presenta Aitor, este chico de Oñati (Guipúzcoa) que me cuenta cómo le ha cambiado la vida desde que en otoño empezara con una alimentación LCHF (Baja en carbohidratos y alta en grasas saludables), desapareciéndole los dolores musculares tras el deporte, sus alergias, notando mayor lucidez mental y la desaparición de esos ataques de hambre que a muchos les empujan a invadir al despensa y comerse la caja entera de galletas.
Algo parecido le ha ocurrido a otro amigo suyo, que tras comentarlo en el Bujaruelo Skimo Weekend, se animó a probar esta alimentación saludable. Me comentó también cómo hace un mes pudo correr la Maratón del Sobrarbe sin necesidad de comer nada en toda la prueba.
Le agradecí mucho su testimonio y nos hicimos una foto juntos. El azar haría que, entre los 800 corredores que participábamos, nos encontráramos en la carrera y pudiéramos seguir charlando y compartiendo muchos metros de la prueba.

Más gente se acercó a agradecerme diversas cosas de la labor del blog. Son gestos de gente entrañable, que te sigue en la distancia, desde Jerez, Lleida, Madrid, Huesca. Que lo hacen desde el anonimato y que un día te ven y te lo agradecen en persona. Yo os lo agradezco también a vosotros. Gracias.







Van pasando los minutos y el corralito se va llenando. Hago algunas fotos con el móvil para tener un buen recuerdo y para poder añadir imágenes a la crónica del blog. Este año no llevo cámara de fotos. Ya he hecho 2 vídeos de la Vuelta al Aneto y un 3º sería muy repetitivo. Por otro lado, mi idea es poder hacer un tiempo más competitivo y sólo hacer alguna foto con el móvil en momentos muy puntuales, pero sin perder tiempo.
Luego todo cambiaría y sí, haría muchas fotos y perdería tiempo, con gusto.


Con Emilio Lorenzo, de Albacete, que este año terminaría 1º de la Categoría Veterano B

Cuando quedan sólo 10 minutos para la salida me coloco en la parte delantera, bajo el arco de salida. Pienso salir con una zancada cómoda pero ligera, por las calles de Benasque y los primeros km de la ruta, muy llanos. Cuando tienes las piernas bien, este terreno es fantástico, muy de atletismo. Avanzas mucho pero con poco gasto al no haber desnivel. Eso me creía yo... pero no iba a ser así. Todavía confiaba en que las piernas se hubieran recuperado durante la última noche.


Panorámica sacada con el modo panorámico del móvil



En la línea de salida (foto de la app HAPPIC)



Poco antes de la salida

En la línea de salida (foto de la app HAPPIC)


Salida Avenida de los Tilos, Benasque 7 AM

Con el speaker transmitiéndonos su adrenalina, gritamos todos a coro los últimos 10 segundos de la cuenta atrás. Pongo en marcha el Suunto y terminamos de gritar:
Cincooo, cuatrooooo, treeeees, dooooos, unoooooo y salidaaaaaaa!!!!

Salgo con el grupo de cabeza, corriendo por la alfombra roja. Corremos jaleados por todo el público que puebla las vallas ambos lados. Esos primeros metros por las calles de Benasque son muy emocionantes.

Salimos de las calles de Benasque y seguimos por la carretera todavía unos metros. El cielo sigue parcialmente cubierto con nubes. Poco después nos desvían al lateral de tierra a la izquierda de la calzada. Llevamos menos de 1 km cuando empiezo a notar que las piernas no van bien. Pesan demasiado. No van ligeras. Espero que sea sólo un agarrotamiento inicial y que poco a poco se vayan soltando. Pero la sensación no es nada buena...

Intento cambiar esa forma de correr, algo agarrotada, de zancada corta, alargando la zancada, más parecida al tipo de zancada maratoniana o de una 10 K, más tipo gacela. Pero noto que algo no va bien.










Primer aviso en la pierna izquierda...

A los 18 min de carrera pasamos por el Camping de Ixeia (3.5 km). Seguimos por pista y algún tramo de senda. Tras un pequeño repecho, la pista tiene una bajada en la que se puede alargar la zancada de forma relajada. En esa primera suave bajada noto el  primer aviso. Un tirón en la parte interior del muslo izquierdo que me avisa de que estas piernas no van bien. Miro el reloj. Sólo llevo 22 min de carrera (4.24 km) y ya he tenido el primer aviso. Buff...




Un par de minutos después tomamos una senda que se desvía a la derecha y que asciende para roder el embalse de Senarta. Ahí me doy cuenta de que voy a tener que utilizar los bastones en todas las subidas, para así descargar todo lo posible a las piernas, que van muy justas, como si estuvieran ya en la reserva... Pero si esto no ha hecho más que empezar!!! Ayyssss...




Incluso en los suaves tramos de pista que suben, tiro de brazos, tanto andando como corriendo, para liberar de trabajo a las piernas.
Justo antes del km 6, la pista baja al Camping de Senarta y en ese descenso, en el que intento alargar la zancada, pero sin forzar, tengo el segundo aviso, esta vez en la pierna derecha. No puede ser... Pero si sólo llevamos 33 min de carreraaa...

Intento empezar a ahorrar, yendo a ritmo diesel, con zancada muy económica y sin acelerarme en ningún momento. En el km 8.3, a los 48 min, cruzamos por el Puente del Barranco de Cregüeña a la izquierda (margen dcha) y más adelante, tras pasar el km 9, el puente de los Baños (53 min). (Tiempos recogidos del track grabado con el Suunto).

Allí se pasa a una senda a media ladera, sobre piedra roja, muy característica. La piedra es de tamaño mediano-grande y es difícil correr. Se camina.
En breve, en el km 9.4 (56 min de carrera) tomamos las curvas de la carretera que sube a los Baños de Benasque. Intento correr suave, ayudándome de los bastones en todo momento.





Baños de Benasque 1 h 03 min, km 10.1  (puesto 33º)






Al paso por los Baños de Benasque (km 10) un amable señor que está contando los corredores me dice que voy en el puesto 33. Un muy buen puesto pese a ir renqueando. Pero sé que conforme vaya bajando el ritmo, me van a ir pasando corredores continuamente.

Las piernas pesan y los amagos de aviso de tirón los noto de vez en cuando.
Me pregunto... ¿podré seguir así?
¿Por cuánto tiempo?
¿Si en 1 hora ya tengo las piernas dándome avisos... por qué sigo corriendo si me quedan 9 horas más?
¿Cómo van a aguantar las piernas 9 horas si ya se quejan tras sólo 1 hora?


Dejo irse a Marie Noelle Bourgeois, la que terminaría venciendo la prueba en categoría femenina


En esto, cruzando una pradera, me pide paso la chica ganadora de la carrera, la francesa Marie Noelle Bourgeois (Isla Reunión), y se lo cedo amablemente. La dejo marchar. Sé que estos adelantamientos van a ser una constante, yendo  al ritmo suave que he decido llevar. Ritmo diesel. Ritmo de mínimo gasto.

Sigo, pese a mis dificultades, pensando dónde me van a dar las piernas el aviso final, ese pinchazo en el que uno se lleva la mano al muslo y ve que no puede seguir.

De momento ese aviso final no viene, pero las piernas las noto muy frágiles, como de cristal. Y de esa manera, como con piernas de abuelito, intento correr, con el mínimo gasto.

Por fin la senda desciende a la carretera que, en un breve repecho, nos lleva al Hospital de Benasque


Llanos del Hospital de Benasque, 13. 7 km, 1 h 35 min de carrera


Para llegar a los llanos hay una bajada en la que uno puede correr y en la que recuerdo cómo el año pasado, con unas piernas bien fuertes, bajé mientras grababa a Miren, la que quedaría primera fémina en esa edición. Paso bajo los aplausos de la gente que está en el hotel, animando, antes de un nuevo descenso al llano herboso de abajo.

En esa rampa de descenso tengo un nuevo aviso, un pequeño pinchazo de  nuevo en la pierna izquierda, a la que me llevo la mano, como cuando Iniesta se lleva la mano al muslo antes de pedir el cambio.

Me recorre un sudor frío de pánico, viendo que no voy a poder continuar. No sé qué hacer. Si seguir. Si parar. Si andar... Qué sensación tan angustiosa, pensar que me quedaban unos minutos para abandonar.

Recorro el prado de la parte de detrás de los Llanos del Hospital manteniendo ese ritmo de ahorro. Al fondo veo a uno de los fotógrafos oficiales de la carrera e intento mantener una zancada digna. Intento sonreír pero en mi interior hay más tristeza y preocupación que alegría. Tristeza porque veo el fin de esta carrera, cortada prematuramente por unas piernas que desde el min 22' ya se quejaban.



Al fondo de este llano estaba el fotógrafo oficial de la GTAP


¿Seguir hasta romperme o retirarme a tiempo?

¿Hasta dónde sigo?
¿Dónde me retiro?
Se me hacía muy cuesta arriba tener que volver. Sabiendo que me iría cruzando con todos los corredores, que se preguntarían a qué fin venía tan prematura retirada.

La inercia me hace seguir. Lento pero seguir.


En el km 14.6, tras 1h 39', cruzamos el río y subimos un par de zetas para adentrarnos en la llamada Senda de los Araneses, que habitualmente utilizamos en nuestras rutas con esquís para dejar a la derecha la pista de esquí de fondo, sin invadirla.

Sigo con las piernas quejándose y mantengo ese ritmo diesel, muy suave, sin forzar en ningún momento.
Salimos del bosque a los Llanos Plan de Están Baixo (16.7 km  1 h 55'). Me siento como el "soldadito de plomo", porque mis piernas parecen de plomo. Cuesta moverlas y sólo puedo dar pasos pequeños corriendo. Pobrecitas... que no os he dejado tiempo para recuperaros de la paliza de Collarada...
Me pasa un corredor que me pregunta qué tal voy.
Le cuento cómo me está pasando factura el 2KV a Collarada y que  las piernas van de pena.
Me contesta: "Yo por eso no fui a Collarada!"
Claro, este chaval acertó descansando toda la semana previa. Le dejo marchar.




Recuerdo grabaciones del vídeo del año pasado en esta zona verde y llana, con las piernas más alegres y con más sol. De momento las nubes nos cubren los cielos y nos dan un ambiente fresco, muy agradable.

En el km 17,5 de carrera cruzamos los verdes llanos del Plan d'Estan Alto. Llevamos 2 horas de carrera. En estos momentos me adelanta otro corredor (el de rojo de esta foto de debajo) y le hago la que yo pensaba que iba a ser mi última foto de la carrera, porque con tantos avisos de tirones en las piernas pensaba que era una locura seguir. Que tendría que parar. Que era cuestión de unos pasos más hasta petar.


Esta es la que pensaba que sería mi última foto antes de retirarme.
Me salí de la senda para coger una persepectiva diagonal de este nuevo corredor que acababa de adelantarme

¿Seguir hasta cuando?
¿Hasta que las piernas digan basta y me encuentre en el lugar más alejado de Benasque?

¿Y si luego no puedo ni volver?

Tengo dos opciones:
O bien retirarme ahora, antes de que un pinchazo más fuerte me deja las piernas inservibles.
O bien seguir hasta que el dolor de un último aviso no me permita seguir corriendo.

La primera opción es tentadora, porque evitas más sufrimiento.
Pero te deja con la duda de qué habría pasado de haber continuado.

Así que opto por la segunda, para retirarme sólo cuando las piernas digan basta.

Termino de recorrer el llano del Plan d'Estan Alto y remonto andando (tirando de bastones) una senda que nos eleva hacia la Besurta. Pensando que no voy a terminar la carrera, me detengo, me doy la vuelta y hago esta foto mirando hacia atrás, con el cielo dramático al fondo y con el llano del Plan d'Están tan verde y bonito.


Mirando atrás al Plan d'Están alto

Me doy cuenta de que subiendo las sendas (donde no se corre) el tipo de fuerza muscular aplicada es distinta y además los bastones, empleados en todo el rango del recorrido, me permiten liberar de mucha carga a la piernas. Ahí veo una pequeña luz al final del túnel.
Pero pienso que tampoco puedo hacer toda la carrera andando. La bajada final de Estiba Freda es larga como para hacerla andando. ¿A qué hora llegaría a Benasque y luego a Sallent?

Y otra cuestión es que, ahora puedo andar bien, pero correr mal.
¿Y si llega un momento en el que no pueda ni andar bien?
"Mira Jorge que la subida a Salenques no es moco de pavo...
Te vas a meter en un infierno si decides seguir en esas condiciones", me digo.





Aparcamiento de La Besurta, 18 km   2 h 06 min de carrera.  Altura 1.900 m

Paso por la Besurta y continúo, cogiendo la senda que nos subirá a la Renclusa. Viendo mi tiempo de paso por la Besurta, veo que, a pesar de mis molestias, voy a pasar por el avituallamiento de la Renclusa antes que el año pasado.

Y ahí decido el plan a seguir para retirarme en un lugar prudente: Una vez suba al collado de la Renclusa, bajaría corriendo al Plan d'Aigualluts; si en la bajada a Aigualluts y recorriendo su llano tuviera más avisos o pinchazos en los biceps femorales (isquio tibiales) me retiraría allí y volvería andando tranquilamente por el Forau d'Aigualluts, sin cruzarme en el pelotón de corredores y sin tener que volver a subir al Collado de la Renclusa.




Avituallamiento de La Renclusa (2.140 m) 19.8 km 2 h 28 min
Puesto 51º (año anterior 2 h 35 y puesto 102º).

Paso por la Renclusa 7 minutos más rápido que el año anterior y mejorando mucho el puesto. Jope... qué rápido habría pasado de poder ir normal. Ya veo que desde el paso por los Baños de Benasque, he caído del puesto 33º al 51º.

Allí lleno los dos bidones de agua. He salido sin nada de agua de Benasque, como el año pasado, tras beberme 1/2 litro durante la hora previa a la salida.
Esas primeras 2 h y media a la Renclusa son siempre en sombra y con temperatura fresca, con lo que prácticamente no hay que llevar agua y es un peso que ahorras para correr mejor. Es la parte de la carrera en que más se corre.

Allí me encuentro con Emilio Lorenzo, que este año está en la categoría Veterano B y que, al final, quedaría este año campeón de su categoría. Enhorabuena amigo!!
El año pasado compartirmos parte de la carrera y salió varias veces en el vídeo que hice.

Le cuento que voy a retirarme. Que las piernas no se han recuperado de Collarada y que me dan continuos calambres y avisos de que van a petar en cualquier momento. Que me parece una locura seguir y que luego tenga que abandonar en "territorio de nadie".

Pero Emilio me dice: "Hombre Jorge, no te retires. Dale tiempo a esas piernas. Relájalas en los llanos y bajadas y deja que se recuperen. Venga vamos juntos al collado de la Renclusa, chino-chano. Ya verás cómo se recuperan".

Como mi plan era retirarme abajo en el Plan d'Aigualluts, si las piernas petaban, le hago caso y me animo a seguir de momento hasta el collado de La Renclusa. Antes cojo algo de membrillo y trozos de melón, que hidratan mucho y están ya cortados. Este año no cogí plátanos, por la tontería de que estaban sin pelar y, con la mano izquierda sujetando los bastones, se me hacía más fácil comerme con una mano los trozos de melón, directamente a la boca.

Emilio y yo salimos andando, mientras vamos comiendo y subimos por la senda que nos subirá en pocos minutos al collado.


Collado de la Renclusa (2.295) 20,4 km  2h 44 min

En menos de un cuarto de hora se sube a este collado, donde ya empiezas a ver a fondo el bello Plan d'Aigualluts, con el sol al contraluz. Un sol que ya va calentando un poco el ambiente. Empiezo a trotar por la senda que desciende, junto a Emilio.
Incluso me paro para sacar el móvil y hacerle una foto con el paisaje de Aigualluts al fondo. Nos dejamos caer al llano. Como la senda es estrecha y con rocas, no permite una zancada larga, como en pista, de manera que las piernas, con pasos cortitos, deciden dejar de quejarse.

Bajando hacia el Plan d'Aigualluts. Esta es una de las vistas más bonitas de la carrera


Plan d'Agualluts (2.040 m) 21,6 km,  2h 54 min 

De manera que llego abajo, al Plan d'Aigualluts, sin ningún nuevo aviso. Aunque las piernas siguen débiles.
Pero permiten correr con un trote digno. Así que continúo, sacando de nuevo el móvil para fotografiar a esta pareja que me adelanta.




Les sigo por el Plan d'Aigualluts a un ritmo suave y... sin darnos cuenta, ya estamos al final del llano, donde te metes en el congosto de roca donde empieza la larga subida hacia el Collado de Salenques. Donde si sigo, es ya para seguir del todo.

Qué hago??


Llevamos 22.3 km y 3 h 02 min. De momento me retiro a un lateral para orinar y beber algo.

Decido continuar...

No he tenido ningún pinchazo o tirón desde el Plan d'Estan Alto y, aunque las piernas están a mitad de potencia, intentaré tirar con lo que tengo, ahorrando todo lo que pueda y utilizando los bastones siempre que pueda. Los brazos están bien. Habrá que repartir el trabajo entre las 4 extremidades.




En este tramo del congosto del valle de Barrancs, pegados al nacimiento del Ésera, hay que ir tirando de equilibrio e incluso utilizando las manos para ir de bloque en bloque para, tras la angostura inclinada inicial, pasar a un terreno mas sencillo, de roca y hierba.

Este tramo discurre muy cerca del río Ésera y, como puede verse en el track, me acerqué a él (en un par de ocasiones) para rellenar de nuevo con agua los bidones, sabiendo que luego, más arriba, llegando al Collado de Salenques y quizás hasta el Estany Cap de la Valle no encontrara agua.


Al fondo ya vemos el Collado de Salenques, uno de los "huesos duros del día"

Voy lento, de roca en roca. Noto cómo la gente que me pasa tiene unas piernas potentes, saltando de roca en roca y dando grandes zancadas. Yo intento hacer movimiento cortos, dando a veces dos pasos donde uno daría sólo un paso, para no forzar largos arcos de movimiento que demandan más palanca muscular. Y siempre que puedo, descargo la fuerza en los bastones para ayudarme a subir escalones.

Es lo que hay. Ahorrar o morir.
De momento, ahorrando, la cosa funciona y seguimos "palante".


Colladeta de Barrancs (2.485 m),  24.7 km   3 h 47 min

Llegamos a este primer pre-collado, desde donde por fin vemos a fondo del Collado de Salenques y desde donde perderemos altura para bajar al valle cito central.

Para llegar al Collado de Salenques aún tengo al menos tres cuartos de hora, calculo. En este tramo perdería bastantes posiciones, viendo cómo la gente subía mucho más alegre.



En la Colladeta de Barrancs, desde donde se pierde algo de altura.

Ya vemos todo el tramo final al Collado de Salenques, el punto más alto de la Vuelta al Aneto

Pero bueno, mentalmente veo que, yendo muy suave, sin forzar los pasos, las piernas aguantan y puedo ir avanzando, lento pero seguro.


El collado de Salenques se va acercando poco a poco.
Pasamos por un nevero y saco el móvil para hacer una foto más, la última antes del collado.
Los últimos metros, que me los conozco de venir por aquí varias veces con esquís, se inclinan y hay que tirar de manos para agarrar roca o bien tirar de bastones en tramos de tierra y barro inclinados.
Ya casi estamos. El viento aumenta en esta zona y la sensación de fresco es mayo, pero nada que ver con el año pasado, en que soplaba de norte. Este año se puede pasar sin abrigarse y sin sufrir.




Cruzando un nevero rumbo al Collado de Salenques


Collado de Salenques (2.812 m)    4 h 32 min 

26.6 km, puesto 66º (15 puestos perdidos desde  la Renclusa). El año pasado 4 h 35 min, puesto 103 (perdiendo 1 puesto)




Por fin en el collado!



Gus marcándome el tiempo de paso por Salenques
Este era el punto de no retorno. Con 56 km totales de la prueba, el km 26.6 está cercano al ecuador en distancia. Si sigo ya no hay vuelta atrás. Tendré que continuar completando la vuelta por Llauset y Vallibierna.
Como alcorce final, podría, en caso de no poder seguir, retirarme por la pista de Vallibierna, sin subir a Estiba Freda. Pero eso sería muy penoso, a falta de sólo la parte final de la prueba.

Nada, si seguimos es ya para terminar, me digo.

En el control del paso por Salenques me encuentro a los voluntarios y controladores del paso por Salenques, entre los que reconozco al mítico Lorenzo Ortas, entrañable como siempre esta legendario montañero del alpinismo oscense.

Como el crono final de la prueba ya me importa poco (me importaba poder terminar, jaja) me detengo para sacar el móvil y que me hagan una foto en el collado. Luego les pido que se pongan todos para sacarles una foto de grupo mirando hacia Barrancs. La vista desde Salenques hacia el norte siempre es bella.


De izquierda a derecha: Coco, Gus, Choche (de azul), Pedro Albero (chaleco amarillo) y el mítico Lorenzo Ortas (de rojo)


Nos vamooosss!!

Inicio el descenso con cuidado, pegado a la cuerda fija que sirve de "quita-miedos" en ese tramo inicial tan inclinado. La lluvia de la madrugada ha embarrado la zona de tierra y ese barro, pegado a las suelas de las zapatillas de todos los corredores que vamos pasando, lo impregnamos luego sobre la roca.

De manera que pisabas sobre roca cubierta por barro o por tierra, haciéndola muy resbaladiza. Más de un resbalón di y más de una culada me llevé, pero nada grave.





En la cota 2.580 m se cruza el riachuelo del barranco de Salenques y vamos yendo, ya sin perder altura, a la derecha, al SE, para pasar por el llano donde se suaviza el espolón NW del Russell (paso clave también cuando vamos con esquís a dar la Vuelta al Aneto).




Ese tramo ya recibe el sol y como el terreno es más amplio y no todo el mundo pisa en el mismo lugar, las rocas ya están secas y el granito agarra muy bien, pudiendo ir de roca en roca con mayor seguridad. Vamos de bloque en bloque, mirando las cintas de marcaje de la prueba y las marcas de GR, puestas cada 20 o 30 metros.

El marcaje de la prueba, con cintas blancas y rojas, complementando a las marcas de la GR, fue excelente en toda la carrera. Enhorabuena a los marcadores de la prueba.


Ya casi llevamos 5 horas de carrera y las piernas aguantan. De vez en cuando algún corredor me da alcance y le dejo pasar, encantando de al menos poder seguir en liza en la carrera.



Pasamos por el Estany Cap de la Vall, a 2.670 m, acercándonos al collado que nos llevará al Avituallamiento de Llauset. Es un tramo muy bonito, entretenido, yendo entre grandes bloques, alternando con algún tramo de senda.

Estany Cap de la Vall

Vamos ganando altura, separándonos del lago, que queda a nuestra derecha, subiendo a media ladera, al sur, para llegar arriba del todo de este espolón, donde está el control médico en ese llamado "Collado Nuevo".



Control médico collado nuevo   5 h 19 min  29,4 km, 2.700 m

Ya cerca del km 30, llegar aquí era todo un logro, sabiendo que lo que quedaba al Avituallamiento de Llauset era casi todo bajada. Allí estaban los simpáticos voluntarios y el equipo médico, que nos saludaba a los corredores.



Descendiendo con el Estany Negre, que flanquearemo por arriba

Tras pasar el control, en ese collado con nieve, hago una nueva foto a los corredores, con el Estany Negre al fondo. Allí hay que destrepar con cuidado algunos tramos de roca y luego se sigue a media ladera para remontar al collado sin nombre (en el tomo IV de Rutas con Esquís Pirineo aragonés, lo llamamos "Collado del Estany Negre" pues está justo encima del lago del mismo nombre).

Allí se gira a la derecha (Sur) y se puede empezar a correr por terreno sencillo. Un corredor que va delante de mí (y yo mismo) sin querer seguimos bajando al sur (por la canal de la ruta de esquí, directa al Estany Cap de Llauset, hasta que nos damos cuenta de que la ruta va por la izquierda, subiendo a media ladera.

Le pego un grito para que rectifique y ambos nos subimos a la izquierda a buscar la senda con las marcas de GR.
La ruta traza una media ladera por hierba para alcanzar el espolón sur de la Tuca de Anglios, donde pasa a la vertiente de los Ibones de Anglios, para descender hacia el Collado del Estanyets o de los Ibones.




Ese tramo de descenso es factible para correr, pero tiene barro y tierra sobre las rocas y es algo técnico. Los corredores con las piernas intactas, me van pasando, como esta chica de la foto de arriba.
Recuerdo que en este tramo el año anterior adelanté a varios corredores. Este año es al revés. Las piernas no me dan la seguridad necesaria para jugármela y decido descender con mucha prudencia aunque vaya lento en este descenso.


En el texto, estamos en cuadrante inferior derecho de este mapa, llegando al collado de los Ibones o coll dels Estanyets


Collado del Estanyets o de los Ibones  30.8 km 5 h 26 min




En este collado volvemos a girar a la derecha, al oeste, para descender hacia el lago del Cap de Llauset y al Refugio del Cap de Llauset. De nuevo, en este tramo en el que no hace falta potencia cardiovascular sino precisión en la pisada y unas piernas seguras, me adelanta un grupo de 4 o 5 corredores, que van más sueltos.

Qué paradoja que en mi terreno favorito, los descensos (como fue el de Collarada) me está adelantando toda la gente. Con unas piernas "normales" podría haber ido a un ritmo más digno.
Pero estoy siguiendo y, aunque las piernas tienen poca fuerza, veo que ya hace tiempo que no me dan avisos o pinchazos y que, con los brazos y el corazón, puedo seguir adelante.
Vamos Jorge!


Llegamos al 2º avituallamiento, el del Refugio del Cap de Llauset


Refugio del Cap de Llauset (2.425 m) , 31 km   5 h 56 min (74º, 8 puestos perdidos desde Salenques)

Qué alegría llegar al Nuevo Refugio de Llauset!


Aquí vinimos hace 2 primaveras, antes de su apertura, para trazar rutas con esquís para los libros de Prames. Allí está mi amigo Miguel Ángel Campos y otros amigos y seguidores del blog y amantes de la montaña.


Me preguntan qué tal voy.
Les cuento mi pesadilla de las primeras 3 horas y, mientras voy cogiendo trozos de melón y me voy tomando un caldo, uno de ellos se ofrece a llenarme los dos bidones de agua (gracias!).
Como el crono ya no me importa demasiado, no tengo demasiada prisa en irme y me hago algunas fotos con ellos. Antes de salir, paso por el WC del edificio anexo y poco después reanudo la marcha.

La senda desciende en diagonal al norte, sobre terreno herboso, hasta cruzar el río y gira a la izquierda (Oeste). Allí empieza una subida de unos 330 m rumbo al collado de Vallibierna. Todo ese tramo lo recorro en solitario, a ritmo constante pero suave, tirando continuamente de los bastones para descargar trabajo a las piernas. Estas aguantan bien, pero noto que no debo darles demasiada carga para que puedan seguir aguantando. No adelanto a nadie ni me adelantan (aunque en mi visita al WC me pasaron un par de corredores).

Tras subir 130 m de desnivel la ruta se desvía a la derecha (sur) y luego de nuevo a la izquierda (Este) para entrar en el barranco principal que lleva al collado. Ese tramo es de grandes bloques, por suerte todos secos. Habitualmente esa zona es una olla de calor, pero este año, con los vientos del SW que soplaban como un ventilador, se subía la mar de bien. Una gozada.

Arriba ya se ve el collado, con los voluntarios esperando



En el collado de Vallibierna me vuelvo para fotografiar a los voluntarios.
Detrás se ve pintada la ruta que hemos llevado

Collado Vallibierna (2.729 m)   33 km, 6 h 38 min (76º) año anterior puesto 75º

Y por fin en el penúltimo collado del día, el de Vallibierna!

El año pasado era el último pues se bajaba luego directamente a Benasque por los 8 km de pista de Vallibierna. Este año todavía habría que subir al Pico de Estiba Freda, así que de momento, no canto victoria y sigo "pole - pole", poco a poco.


Allí vuelvo a dar las gracias al grupo de voluntarios que allí están y me vuelvo para hacerles esta foto de arriba, en la que se puede intuir el recorrido de la última hora (lo he pintado en la foto).

Delante de mí, ya se ven los dos ibones de Vallibierna...



Los ibones de Vallibierna, a mitad de descenso desde el collado


Aunque llego prácticamente en la misma posición que el año pasado, he perdido 8 puestos antes de Llauset y otros 2 puestos (del rato del WC) en el tramo al collado. En condiciones normales podría recuperar puestos en la bajada, pero este año toca bajar con mucho cuidado al estar las piernas tan débiles.
Los del facebook Muévete Running me hacen esta foto bajando. Gracias!

A
Me lo tomo con paciencia y empiezo a bajar, prudente, inicialmente sin correr.
 Luego se puede alternar correr y andar, según alterna senda o rocas.
 Se cruzan un par de neveros, que se trotan bien. Luego se sigue hacia los Ibones de Vallibierna que se ven al fondo de la imagen de arriba.

Alterno trotes con andar y voy viendo que, tras un primer tramo inicial en el que he ido muy prudente al verme más torpe de lo habitual, puedo volver a trotar con cierta dignidad e incluso en los repechos de hierba sigo trotando en lugar de andando, ayudándome de los bastones. El cuerpo está bien. Las piernas no del todo, pero mantienen el tipo. Bravo por ellas.

Al rodear el Ibón Bajo de Vallibierna la ruta entra en una zona de grandes bloques (secos, por suerte) en la que vas saltando de uno a otro con prudencia, antes de encaramarte a una senda colgada en la ladera y por la que luego bajas en diagonal a buscar la cola del Ibón bajo de Vallibierna.
En ese descenso, por senda, veo que puedo trotar bien y que puedo fiarme de las piernas, manteniendo un trote digno.




Y así sigo, dejándome caer, poco a poco con un trote más normal, hacia el Avituallamiento del Refugio de Coronas o Cabaña de Pescadores, el 3º y último del día.
En el descenso me pasa un corredor pero logro adelantar a otros dos. Es la primera vez que gano un puesto de un control al otro. Pese a no creerlo, me voy recuperando conforme avanza la prueba. Qué bien!




Voy bebiendo de los bidones delanteros de vez en cuando y continúo mi trote por la senda-pista que baja al avituallamiento. Delante, a lo lejos veo a Aitor, con el que he coincidido en el Avituallamiento de Llauset.


Esta foto llegando al Refugio de Coronas o Cabaña de Pescadores me la sacó Jorge Lahuerta.
Gracias!

Ya se ve al fondo de la pista final el avituallamiento de Pescadores-Vallibierna. Esto ya está hecho. Es la última carga de energía antes de la subida final del día... Bien!





Ref Pescadores o de Coronas (1.950 m) 38.8 km, 7 h 37 min,. Puesto 75º (había ganado mi 1º puesto)


Llego dignamente al avituallamiento. Los voluntarios me dicen que no tienen mantequilla para darme grasas, jaja!
Les digo que de momento no he tomado ninguna bebida con azúcar y que así pienso seguir.

Allí me encuentro a Isabel Santolaria, con la que me hago otra foto. Isabel y Martin Campoy (junto con otra mucha gente) están terminando el fantástico largometraje domcumental histórico "Ara Salvaje" que pronto se estrenará en salas en el país. Martín ha hecho numerosos vídeos de alta calidad sobre montaña y btt y fue el autor del vídeo promocional de esta edición del Gran Trail Aneto Posets, titulado "Gran Trail Trangoworld Aneto-Posets 2017, Te hará sentir GIGANTE".


Os lo dejo aquí, es espectacular, como todo lo que hace Martín Campoy:




En el avituallamiento aprovecho para tomarme otro caldo y antes de salir me llevo en la mano varios trozos de melón, que me iré comiendo en los primero metros.


Comiéndome trozos de melón tras pasar por el avituallamiento del Refugio de Pescadores
Foto de Jorge Lahuerta (gracias!)

Salgo en dirección contraria, por la variante que han hecho por el sur de la pista principal, rumbo a la Palanca que nos permitirá cruzar el río Vallibierna. Han hecho muy bien en marcar este desvío alternativo para no cruzarnos con los corredores que llegan al avituallamiento.

En unos minutos, a 500 m del avituallamiento, llego a la Palanca, junto con otro corredor que me alcanza y al que dejo marchar.



Roke Rubio en la foto, que finalmente terminaría justo delante de mí en la meta de Benasque

Nos quedan las últimas 3 horas de carrera, con una última dura subida de 760 m hasta la cima del Pico Estiba Freda. Me lo tomo con calma y, de nuevo, para descansar a las piernas, voy tirando continuamente de bastones. Son telescópicos, algo pesados (los de Collarada no los encontré por casa la víspera... qué desastre, jaja).
He dejado los bastones aproximadamente a 138 cm de largo, para traccionar bien con los brazos. Alterno paso de esquí de travesía (con el brazo contrario a la pierna) con paso conjunto de ambos brazos a la vez trabajando mientras doy 2 o 3 zancadas.

Toca remontar al sur para entrar en el barranco de Estiba Freda. Los primeros metros son bien inclinados y toca trabajar bien los brazos. Tras una diagonal a media ladera se entra por fin en la bandeja alta del barranco de Estiba Freda, que recorremos por su izquierda (margen orográfica derecha) hasta la cota 2.880 m, donde cruzamos el barranco. Allí aprovecho para llenar de nuevo los bidones.




Desde hace un rato me ha dado alcance de nuevo Aitor, que se había quedado unos segundos más en el avituallamiento. Aprovechamos para charlar y me cuenta anécdotas simpáticas de su vida, su alimentación y sus aventuras de montaña. Compartimos juntos toda la subida al pico Estiba Freda, que discurre sobre hierba y piedrecilla negra (Sierra Negra) de forma sostenida y sin descanso, hasta el collado al sur de la cima.

Delante de nosotros desfilan varios corredores, todos al mismo ritmo constante. Nadie adelanta y nadie es adelantado. La selección natural hace que todos en este tramo vayamos a un ritmo similar.

Pasamos al lado de los corredores escoba del Gran Trail (en la foto), cuando ya ha pasado el último de los que tomaron la salida esa medianoche previa.

El pico Estiba Freda se ve lejos cuando lo ves por primera vez desde el fondo del valle, pero poco a poco va acercándose. La brisa de SW que nos pega continuamente es una delicia porque refresca el ambiente y en ningún momento tenemos calor, y eso que ya son cerca de las 4 de la tarde.

Al llegar al collado el viento es fuerte y me quito la gorra. Bajando de Salenques el viento me la había arrancado ya una vez y había tenido que volver en su búsqueda.




En el collado me detengo y hago algunas fotos de los corredores que vienen detrás, con unas vistas espectaculares hacia el macizo del Aneto y Maladeta. Recuerdo estas mismas vistas con esquís y me siguen pareciendo igual  de espectaculares, con esos tonos verdes y negros que tiene ahora en verano.

En ese ratín de las fotos se me ha ido Aitor, pero me espera para llegar juntos a la cima de Estiba Freda.




Pico Estiba Freda (2.694 m) 43.3 km,    8 h 58 min, (Puesto 75º, sin cambios)

Allí arriba, además de los voluntarios, adivino ver a Ramón Ferrer "Monrasín", que cámara en mano está listo para lanzarnos sus fotos de recuerdo. Qué haríamos sin ti Ramón. Que no tendríamos apenas fotos de las carreras y que tan bonitas fotos nos regalas cada vez que vienes! Gracias de nuevo esta vez!

En este segmento pongo varias de las fotos que nos hizo Ramón (Blog Corriendo por la Sierra).


Con Aitor, llegando a la cima del Estiba Freda (Foto Monrasin)



Detrás el Pico Vallibierna (Foto Monrasin)



Tirando de bastones para llegar a la cima del Estiba Freda
Detrás, el macizo del Aneto, espectacular (Foto Monrasin)



En este tramo desde la Cabaña de Pescadores no he perdido ningún puesto, ya que todos subíamos más o menos a un ritmo similar.

Aprovecho en la cima para charlar un poco con Ramón Ferrer y dejo mi móvil a uno de los voluntarios del control de cima para que nos haga esta foto.


En la cima del Estiba Freda junto a Ramón Ferrer, Monrasin



Recogiendo los bastones y buscando el móvil al poco de salir de la cima (Foto Monrasin)


Luego Aitor y yo empezamos el largo y suave descenso por el espectacular lomo de la Sierra Negra. La vista hacia el valle de Benasque es tan espectacular que dejo que me pase Aitor para fotografiarle con el lomo de este Sierra Negra que estamos a punto de recorrer.


Ramón me saca esta foto fotografiando a Aitor al comienzo de la bajada (Foto Monrasin)



Esta fue la foto que le hice






Mirando el track del Suunto Ambit 3 Peak (Foto Monrasin)





Empezamos trotando alegres por el lomo de la Sierra Negra. Miro el track en el reloj y veo que nos quedan unos 12 km para llegar a Benasque.

 Este terreno es ideal para dejarse caer, con piedra pequeña. Muy bueno para correr. 
Veo que mis piernas se han ido recuperando y empiezo a hacer una zancada más relajada, no tan corta, aprovechando la inercia. Gano velocidad. Por fin... qué bien!


Estoy corriendo bajando hacia Benasque! No voy andando! Las piernas se han recuperado!
No me lo puedo creer! Voy corriendo y veo que las piernas aguantan un ritmo moderado! Ojalá hubieran estado así toda la carrea, verdad?



Llegamos a un pequeñito ibón, donde aprovecho para hacer alguna foto más. Tras un repecho posterior que le sigue (para pasar por la redonda cima de la Tuca Royero) viene otro descenso suave pero rápido. Allí, al intentar volver a correr con zancada ligera, otro pequeño aviso en la parte posterior del muslo de la pierna izquierda (isquio-tibiales) me vuelve a advertir de que las piernas debo cuidarlas y que no debo emocionarme, sino seguir con un trote ahorrador y económico. Un trote prudente.
Así que vuelvo al trote suave y permito que Aitor vuelva a juntarse conmigo.



El pequeñito ibón por el que pasamos en el descenso


Me doy la vuelta para fotografiar a Roke y a Aitor. El lugar es precioso


Al poco damos caza a tres corredores que iban por delante. La senda, sobre gravilla negra muy fina, es muy  buena para correr. Se inclina más y ahora vamos tirando de cuádriceps para frenarnos. Lo cual me viene muy bien, porque lo que tengo mal son los flexores de la rodilla, los isquio-tibiales (o bíceps femorales). Los cuádriceps están algo mejor.




Cuando doy alcance a este grupete de tres corredores aprovecho para salir de la senda a un lateral para fotografiar a uno de ellos, encuadrándole con el Perdigero a su derecha.
 Me parecía imperdonable no sacar esa toma tan bella.
Ese tramo es tan bonito y a la vez tan alegre. Alegre por que sabes que ya estás bajando a Benasque. Porque sabes que ya no toca subir más y porque el paisaje es precioso. Un broche de oro en este recorrido tan bello de la Vuelta al Aneto. Mucho más bello que en ediciones anteriores. Enhorabuena por esta variante tan espectacular.





Tras  hacer la foto, adelanto al corredor y sigo bajando la empinada senda. En algunos repechos suaves mantengo el trote. Ya no andaría en ningún momento hasta la meta. Todo lo haría en trote, aunque sólo fuera un trote digno.

Poco después la senda entra en pradera y se introduce en el Pinar de Belarta. Antes hemos tenido delante la cara Este de las Tucas de Ixeia (que dan nombre a la Maratón de las Tucas).


Antes de entrar en el Pinar de Belarta, con vistas a las Tucas de Ixeia, al fondo


Me habían hablado mal de esta senda final, muy empinada y con muchas raíces. Sin embargo me encantó. 
Para mí (y para mis piernas) fue el mejor tramo de toda la carrera.

 Tras introducirse en el pinar, alterna praderas despejadas con otras zonas de pinos, pero con una pendiente muy suave. Tanto es así que aún me permito hacer una foto más en una de las praderas antes de adelantar a dos corredores. Miro en el reloj que llevamos algo más de 47 km, con lo que sé que no quedan más de 65 km para la meta.

Ostrass... no me lo puedo creer... Voy a llegar a Benasque entero, cuando hace 8 horas pensaba que me iba a retirar...




En la bajada, paro un momento a colocarme bien unos cordones que me están rozando (me pasa un corredor, que me anima diciéndome que esto ya está hecho) y ya sigo la bajada. Veo que las piernas van bien así que me dejo caer sin frenar demasiado, con prudencia pero con una relajación que no había tenido hasta ahora.

Poco a poco la senda, conforme se mete en el bosque, se va inclinando y estrechando. Se convierte en un surco de un palmo de ancho, ideal para descenso de BTT (aquí me llevarás en una semanas, Champi, viniendo en bici desde el Embalse de Llauset?? Qué ganas!!).



Quemando grasas...

Voy cogiendo velocidad. Ahora sólo trabajan los cuádriceps, porque la pendiente es fuerte y sólo hay que frenar. La concentración aumenta y me siento en el momento más fuerte de todo el día, increíblemente. Me doy cuenta de que corro mejor sin comer que comiendo. Han pasado cerca de 2 horas y media desde el último avituallamiento (un caldo y 3 trozos de melón) y, sin comer nada más en ese rato, ahora es cuando mejor me encuentro.

No he utilizado nada de comida de la mochila en toda la ruta, sólo lo que había tomado en los 3 avituallamientos. Llevaba 3 geles de emergencia en la mochila. Más por el efecto de la cafeína en caso de bajón mental que por el azúcar (azúcar malo, recordáis?). De hecho, quería mantenerme fiel a mis principios y no tomar nada de azúcar en toda la carrera, como así conseguí.

Y realmente pude hacerlo. Hacer la Vuelta al Aneto sin tener que llevar nada de comida encima. Sólo cogiendo agua, fruta y caldo de los únicos tres avituallamientos.
Fat Burning...


Sigo bajando la senda, que es un desafío a los reflejos, bajando ya casi a toda pastilla ,sorteando las curvas y los tramos de barro resbaladizo. Esta senda es la bomba para el que le guste bajar corriendo... y ya no me imagino la bomba que debe ser para un descenso de BTT... Ufff...

Tras casi 10 horas de carrera, curiosamente, este es el tramo en que mejor me encuentro de toda la carrera (salvando el 1º primer minuto por la Avenida de los Tilos, antes de notar ya pronto las piernas como plomos...).

Conforme se va perdiendo altura se va notando el aumento de la temperatura.

Sigo las curvas de la senda a toda velocidad, pero con prudencia para no caerme o tropezar con las raíces.
Adelanto a un corredor. Esta senda es como jugar una partida al "Death Chase", el único juego bueno que tenía el Spectrum Zx de 16 K (Sí, tan viejo soy!).





Camping de Ixeia 52.4 km 10 h 1 min

Por fin llego al lugar donde unos voluntarios nos desvían a la derecha y nos dicen que tenemos el Camping de Ixeia a sólo 1 km.

Delante tengo a dos corredores. Cruzamos el Barranco Fondo o de Rinero y poco después llegamos a la pista al lado del Camping de Ixeia, tras poco más de 10 hora de la salida. Nos quedan algo menos de 4 km y unos 20 min a meta...

Poco después volvemos a cruzar a la margen izquierda y, evitando el puente, cruzo sobre el rojo río y adelanto a ambos corredores. Ojalá hubiera tenido así las piernas el resto de la carrera, pienso...

Quedan poco más de 3 km y esto está hecho. Mantengo una zancada diesel, ahorradora pero firme, sin apretar ni parar, siempre corriendo. Me noto mucho más entero que en toda la carrera. Viva el fat burning...

En una bajada de pista aprovecho la zancada larga de atletismo y adelanto a otro par de corredores.
Me acerco al penúltimo puente, en el km 53.5, donde se vuelve a cruzar a la margen derecha del Ésera para no repetir el tramo inicial.

Aunque la carrera la marcan con 55 km, mi track midió algo más de 56 km, con lo que en este punto aún tenía 3 km y 200 m a la meta de Benasque. El año pasado, estos últimos 3 km fueron un infierno, porque no contaba con ellos y estaba en las últimas.
Este año, sin embargo, de cintura para arriba voy de cine. Las piernas, cansadas, van tirando, a ritmo diésel.

Pienso que ya no voy a perder ningún puesto más en estos 3 últimos km, pues el ritmo que llevo es bastante decente.

Pero al subir el puente de este penúltimo cruce a la margen derecha, noto un nuevo pinchazo en la parte posterior del muslo izquierdo... Ayysss
Me recuerda que no debo confiarme y debo economizar en los pocos repechos que falten.

Este tramo de ruta final discurre pegado a la margen derecha del Ésera, con algunas subidas y bajadas. Así, en la bajadas, me dejo caer sin gastar nada de piernas. En las subidas e incluso en los llanos, corro impulsándome con los bastones (por poco ortodoxo que parezca en los llanos) para descansar a las piernas, que avisan de que no les queda batería.

Y poco a poco voy recortando los últimos kilómetros, a un ritmo de supervivencia. Me adelanta Roke Rubio (al que había fotografiado llegando al collado de Estiba Freda) y que baja con un ritmo más alegre. Pero un rato después adelanto a otro corredor, de manera que desde la cima de Estiba Freda gano 4 posiciones. No está nada mal, pues en ese tramo final de la carrera los corredores vamos muy separados.

Por fin cruzo el último puente, a la margen izquierda y entro en la Avenida de los Tilos de Benasque... Ya estoyyyyyy!!!!


Meta Benasque, 56 km Tiempo: 10 h 22 min. Puesto 71º (recuperados 4 puestos)

Año anterior 10 h 17 min, puesto 66, recuperados 9 puestos)

Recorro las calles de Benasque manteniendo el trote digno, sin forzar. Conforme se
acerca la alfombra roja va aumentando el griterío y resuena la megafonía del speaker de meta.

De repente veo entrar por una calle lateral de la izquierda a 3 o 4 corredores. Pertenecen a la Maratón de las Tucas. Así que todos confluimos en ese tramo final antes de la alfombra roja.

Esos últimos 200 metros son inolvidables. Cientos de niños se acercan al centro y te muestran la palma de su mano para "chocar los cinco". Así que los últimos metros antes de la alfombra roja no paras de chocar los cinco con un montón de niños.
La adrenalina actúa como una droga, un anestésico. Ya no te duelen las piernas. Corres como si llevaras 5 minutos corriendo, aunque lleves 10 horas.

La alfombra roja ya está allí. Ya ves al fondo la meta. Ya escuchas fuerte al speaker y ves al fondo el cronómetro del arco de meta.

Jorge... pensabas que te ibas a retirar en La Besurta.
Pensabas que te ibas a retirar en La Renclusa. Allí Emilió te alentó a seguir.
Pensabas que te ibas a retirar en Aigualluts...
Pensabas que te romperías subiendo a Salenques, que quizás tendrían que evacuarte...

... y aquí estás... entrando en meta con un tiempo parecido al del año pasadoooo!!!

Metaaaaaaa!!!!







Qué alegría llegar tan entero, a pesar del sufrimiento de las tres primeras horas...

Esta edición del Gran Trail Aneto Posets de TrangoWorld me ha parecido espectacular. Enhorabuena a toda la organización por este fantástico trabajo.

El nuevo recorrido, subiendo a Estiba Freda y bajando por esa senda de ensueño, en lugar de por la pista de Vallibierna, es un acierto. Precioso, insuperable. El bucle perfecto.
Me ha encantado este nuevo trazado, gracias!

Enhorabuena a los ganadores y a todos los corredores de las 5 pruebas de esta fiesta de la carreras por montaña.

Enhorabuena a Emilio, que este año recortó media hora con su tiempo del año pasado y consiguió el primer puesto de la Categoría Veterano B (50 años en adelante). Bravo campeón!

Este año partieron la categoría veterano en Veterano A (40 a 50 años) y  veterano B (más de 50). El año pasado, con sólo una categoría de Veteranos por encima de 45 años, pude hacer podio.

Este año sabía que había muchos corredores de 40 a 45 años mucho más rápidos que yo.
De hecho estos veteranos A coparon las 5 primeras plazas absolutas, de manera que el 3º veterano fue el 5º absoluto de la carrera, Angel Prado! Enhorabuena Angel! Ganador de Paña Canciás y 5º absoluto en la Vuelta al Aneto. Eso sí que es un éxito.


Por mi parte, creo que de haber tenido bien las piernas podría haber ido al ritmo de Emilio, bajar de las 10 horas y entrar en los 40 primeros.

Podría entrar en los 30 primeros algún año? Quizás...

Pero me tengo que dar con un canto en los dientes por haber terminado una carrera que pensaba abandonar cuando llevaba poco más de media hora, cuando los avisos me amenazaban con un final prematuro.

Y aquí estoy, con un puesto muy parecido al del año pasado (71º de 800 corredores, frente al puesto 66º del año pasado y sólo 5 minutos más lento).
Para un éxito tras verme tan mal de piernas las primeras horas.


Pequeñas conclusiones:

- El cuerpo puede darte más de lo que crees. Sus límites nunca acabas de conocerlos

- Si vas a correr la Vuelta al Aneto, no puedes correr 6 días antes del 2 KV a Collarada, Jorgee!

El año que viene, si decido volver a Benasque, me pondré guardia el fin de semana anterior! Jaja

Gracias de nuevo a la fantástica organización de esta edición del Gran Trail Aneto Posets.

De nuevo, ha sido espectacular.

Gracias a todos lo voluntarios por vuestro trabajo, vuestras fotos y vuestros ánimos durante la carrera. Sois los mejores.

Jorge García-Dihinx Villanova


Alturas del track de la carrera, del Suunto


Pantallazo de las posiciones de la carrera
Pérdida de puestos continua (y esperada) desde La Renclusa hasta el Collado de Vallibierna
Manteniéndome estable desde Vallibierna y, tras recuperarme, remontando puestos, por fin, desde Ref de Pescadores hasta Benasque.

¡Hasta el año que viene!



Track de la carrera:
https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18777383



Muchas gracias a Peña Guara,
encargada de la Dirección Técnica de este enorme evento


44 comentarios:

  1. Enhorabuena por la carrera. Ha sido bastante emocionante leer tu crónica, lo has narrado todo de una forma fantástica. Y me alegra también que hayas vuelto a confiar en la LCHF para este tipo de pruebas. Yo sigo pensando que se pierde pico de fuerza y potencia, al menos es la impresión que me da a mí y si lo haces de forma muy estricta. Quizás la fruta (melón, plátano, etc) te haya ayudado a mantener ese trabajo anaeróbico en ciertas zonas. Aunque en modo diesel eres imbatible con esa alimentación.
    Ahora, a recuperarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanjo por tus apoyos.

      En una carrera de 10 horas, pocos momentos anaeróbicos hay. El 99% es aeróbico a pulsaciones no más que moderadas, con lo que, si estás bien keto-adaptado, puedes tirar de grasas durante el 99% de la carrera.

      Yo tomé trozos de melón para por si acaso y por su hidratación.
      Pero creo que incluso esa fruta podría ser prescindible.
      De todas formas, esa fructosa, vía hígado, mantiene el glucógeno hepático a niveles de seguridad.

      Un saludo!
      Jorge

      Eliminar
  2. Arranco la última pata a la araña... la araña no camina tras mi orden... está claro: al quedar sin patas las araña se queda sorda.

    Jorge, tratas de dar un toque de ciencia con las ponencias, los libros... etc. y luego sacas conclusiones muy particulares cuando hay mil variables que no controlas. Eso es justo lo contrario a la ciencia. La semana pasada hiciste mejor tiempo, es la alimentación milagrosa. Esta semana has ido de forma my mejorable, es el cansancio, etc... y de hecho gracias a la alimentación milagrosa lo has hecho dignamente... ¿no te suena a acomodar las conclusiones para que se ajusten a los datos que posees?

    La temperatura, las condiciones del suelo, la recuperación de esfuerzos previos, el entrenamiento, la motivación... y otros mil millones de factores que no mantienes aislados y controlados influyen en el rendimiento final. Creo que deberías ser más cauto y valorar mejor la autenticidad de las conclusiones que extraes. Aunque solo sea por el séquito de fans que estarían dispuestos a comer granito crudo si así lo indicaras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni que los lectotes no tuviesemos criterio propio...no sé si granito pero parece que has comido algo que te hace daño.

      Eliminar
    2. Hola,

      estoy completamente de acuerdo en que la ciencia no tiene que funcionar con el "Confirmation Bias" o sesgo de confirmación. Viendo los resultados bajo el prima que a uno le conviene.

      Pero mis "Conclusiones finales" de esta carrera no hablan para nada de la alimentación.
      Hablan de que el cuerpo tiene unos límites que desconocemos.
      Y hablan de que hay que dejar más tiempo de recuperación entre una carera y otra.
      Esas han sido mis conclusiones.

      Otra cosa son las impresiones personales que puedo sacar de mis sensaciones en cada carrera y que expongo en esta entrada, sin ser nada científico (N = 1 es poca o nula ciencia).

      La ciencia la expongo en las entradas de que hago de alimentación, donde intento citar las fuentes bibliográficas que sustenten las teorías expuestas.

      Que la alimentación LCHF sea muy saludable (a nivel cardiovascular y global) ya lo avalan los cientos de publicaciones al respecto.

      Que además sea una alternativa con ventajas especiales para el rendimiento deportivo de "endurance" también está descrito en muchas publicaciones y varios en libros de Stephen Phiney, Jeff Volek, Philip Maffetone, Mark Sissons, Ben Greenfield, Tim Noakes y otros.

      Pero esta entrada comentando esta carrera no es ningún estudio científico randomizado, a doble ciego, de casos y controles. Es la descripción de una sensación personal que intento transmitir en la crónica de la carrera, sin más. No es ciencia. Son sensaciones de uno mismo.

      Cuando veo que algo no me funciona lo comento, como el desayuno con nata antes de una carrera explosiva o como correr sin dejar el tiempo suficiente para recuperarme de una carrera anterior.

      Pero también comento las cosas que me parecen que mejoran el rendimiento respecto a otros años.
      Son sensaciones personales, sin más. La ciencia la expongo en otras entradas, con publicaciones de estudios randomizados y revisados por pares "peer reviewed".

      Lo que sí es un hecho que te puedo contar es que en todas las carreras largas que he corrido antes (Marató i Mitja del Peñagolosa 2013, Maratón de las Tucas 2013, Vuelta al Aneto 2015 y 2016) siempre he tenido que tirar de geles y otras porquerías azucaradas.

      Y esta ha sido la primera vez que he corrido sin llevarme nada de azúcar (ni de cafeína) a la boca en 10 horas y acabando tan bien. Eso es un hecho y una sensación personal, aunque no sea ciencia. Pero basado en la ciencia de libros en los que comentan estos hechos.

      Si con esta entrada conseguimos que la gente tome menos azúcar (en la vida y en el deporte en general) habremos conseguido mejorar no sólo su salud periodontal, sino su salud gastro-intestinal, pancreática, hepática y cerebral.

      De acuerdo en que hay mil variables que afectan al rendimiento, por supuesto. La alimentación es sólo una de ellas.
      Pero desde hace un año se acabaron los problemas gástricos de las carreras debidos a los geles. El estómago se deja mucho más tranquilo durante muchas con esta alimentación. Es un problema menos a la hora de correr. Un problema muy frecuente en muchos corredores de ultras.

      Gracias por el comentario,

      Jorge

      Eliminar
  3. Hola Jorge.

    Enhorabuena por terminar la carrera, porque pensaba que ibas a abandonar, pero sinceramente, creo que tanto sufrimiento no merece la pena, no es la primera vez que te pasa, y quizás deberías replantearte este tipo de carreras, y simplemente salir a correr con la gente de tu entorno.

    Al final lo importante es correr y disfrutar de lo que haces.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eduardo,

      estoy de acuerdo en lo del sufrimiento, si nos referimos a mi sufrimiento de la carrera de Peña Canciás. Ahí sí que no merece la pena.

      Pero en el 2KV de Collarada disfruté de principio a fin.

      Y en esta Vuelta al Aneto, de no ser por las piernas, habría disfrutado mucho más. Era un tema muscular, pero el cuerpo iba bien.
      De hecho, recuerdo escuchar a varios corredores, en la subida final a Estiba Freda, que lo único que querían era llegar de una vez a Benasque y terminar.
      Sin embargo, allí yo ya me encontraba bien, porque las piernas ya no me dolían.
      Estaba cansado, como cuando hacemos una salida larga de esquí de montaña. Pero me encontraba a gusto, sin estar deseando terminar.

      Creo que estas carreras de larga distancia son distintas que las de 3 horas. Son menos explosivas, más de resistencia y más mentales.

      En el caso de la Vuelta al Aneto, el conocer el recorrido de antemano hace que sea todo mucho más ameno.

      Pero es verdad que el comienzo fue muy desalentador.
      Si me ocurrieran esos pinchazos en los muslos en un entreno normal cortito de dar la vuelta a la Sarra desde Sallent (unos 45 min la vuelta) me habría vuelto a casa a mitad, para no forzar una lesión.
      Pero en una carrera que llevas meses esperando correr, intentas continuar y, de alguna manera, ese sufrimiento se compensa.

      No venimos a sufrir sino a disfrutar corriendo, por supusto.
      Aunque a veces se sufra sin haberlo previsto, ya sea por mal cuerpo por digerir mal la nata o por unas piernas sin recuperar.

      Pero mi idea es disfrutar en las carreras.
      Si sufriera continuamente, no seguiría.

      Pero me gusta mucho correr por montaña. Más que escalar.
      Correr, foquear y esquiar son tres formas de recorrer la montaña que me gustan especialmente.

      Aunque, en parte te doy la razón.
      Correr con Tuca, Kilian y Blanca por placer es fantástico mientras que sufrir en algunas carreras, no lo sea tanto.

      Un saludo y gracias por tu comentario,

      Jorge

      Eliminar
  4. Enhorabuena Jorge!! El éxito es acabar en esas condiciones, sobreponerse metal y físicamente. Qué casualidad que mi carrera fue muy parecida a la tuya. Piernas de plomo nada más empezar, la humedad de primera hora me machacó, sudé muchísimo hasta Llanos con calambres en gemelos ya en Baños, y desde renclusa a llauset con el estomago hecho polvo...En fin, volví a la vida bajando del collado de vallibierna.
    Yo fui uno de los que te dije lo del 2kv(nada más salir de Benasque), así se lo recomendé a un amigo que hizo la gran trail, David Jiménez. Una semana no es suficiente para recuperar las piernas de esa carrera, es la más exigente a nivel muscular que he hecho, más que esta vuelta al Aneto, aun siendo muchísimo más corta.
    Lo más importante de esta ocasión es la lección aprendida de lo que da de si el cuerpo, a pesar de las malas sensaciones poder acabar.
    A mí me hubiese gustado bajar de las 8 horas, pero al final solo con llegar fue una gran alegría. Lo bueno es que para el año que viene tenemos margen de mejora!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angel y doble enhorabuena!

      Por quedar 5º absoluto y además tener calambres en la primeras horas y luego problemas de estómago durante media carrera!

      He aprendido la lección.
      No por se corta (3 h) deja de ser exigente (y mucho) el doble km vertical a Collarada.

      El año que viene o una carrera o la otra, pero no las dos! Jaja

      Felicidades por tu perseverancia en esos momentos difíciles que tuviste.
      Cuando te vi el 5º en la general nunca pensé que hubieras tenido esos problemas.

      Tú sí que eres un campeón!

      Como bien dices, con estos pequeños fallos de esta edición, tenemos margen para mejorar el año que viene!

      Un abrazo,

      Jorge

      Eliminar
  5. Hola tocayo :-)

    Antes de nada darte la enhorabuena por el tiempazo que hiciste a pesar de los dolores iniciales. Este año me estrene en Pirineos corriendo la vuelta y desde entonces no dejo de pensar en esos paisajes... que suerte teneis los que lo teneis cerca!

    He leido sobre tu alimentacion y quisiera algo mas de informacion. He estado buscando por tu blog y lo que veo es una ponencia que diste que Sabiñanigo pero que no se pudo grabar. ¿Tienes en tu blog o en otro blog algo de informacion sobre como iniciarse en la alimentacion baja en HC y alta en Grasa?

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge,

      la ponencia de Sabiñánigo la dio Angel Blesa, un gran deportista keto-adaptado o deportista Low Carb como otros dirían.

      Yo estuve participando en la mesa redonda que se desarrolló tras la charla, aportando ideas en la ronda de preguntas.

      En el lateral del blog tienes el listado de todas las entradas del blog relacionadas con la alimentación. Aunque creo que no hay ninguna entrada que hable específicamente de recetas Low Carb. Para eso ya ha muchos libros.

      Básicamente la alimentación baja en carbohidratos (20-30% cal), alta en grasas saludables (50-60%) y moderada en proteínas (20-25%)evita los picos de insulina y todas sus consecuencias deletéreas.

      Huye de la comida procesada, del azúcar, de los refrescos azucarados y de los carbohidratos refinados y harinas como el pan, la pasta, la mayoría de los cereales, reduciendo mucho arroz y la patata.

      Aunque depende de lo carbo-tolerante que sea cada uno no hace falta ser tan estricto (quizás sólo las 3-4 primeras semanas, la fase de inducción).
      Luego, un plato de arroz integral o quinoa de vez en cuando no infringe nada.
      A partir del mes de iniciarte, la legumbre (lentejas, alubias, garbanzos, guisantes) también forma parte de la comida semanal.

      Se incrementa el consumo de grasas saludables como los aguacates, huevos, frutos secos, chocolate negro 90%, nata líquida, aceite de oliva, aceite de coco, mantequilla ecológica (de vaca que haya pastado), aceitunas, pescado azul de forma frecuente, carne de buena calidad (de animal que haya pastado), lácteos enteros incluyendo queso y leche fresca, mejor si puedes conseguir leche de un ganadero y te la hierves tú.

      La alimentación LCHF (Low Carb High Fat) tiene una abundante base diaria de verduras y hortalizas, las cuales son la base de los carbohidratos de la dieta, en lugar de las harinas, cereales y otros carbohidratos refinados. Verduras tomamos prácticamente todos los días, que no crea la gente que sólo comemos huevos con bacon, jaja!

      En la foto de la cabecera del blog y en la última se ven algunos de los alimentos.

      Pero tampoco hace falta complicarse mucho.
      Yo muchos días como en el hospital, con lo que tengo que elegir entre 2 o 3 primeros y 2 o 3 segundos. De primero suelo elegir menestra de verduras o crema de verduras o bien legumbre o si todo lo que hay es arroz o pasta o patata me elijo una ensalada y le pongo bien de aceite de oliva.

      De segundo suelo pedir pescado y alguna vez carne, con acompañamiento de lechuga y no de patatas fritas, claro.
      Utilizo mucho aceite de oliva, algo de vinagre y, a veces, me traigo de casa una pastilla de mantequilla ecológica y me como pequeños trozos junto a trozos del pescado. Le da un gran sabor la mezcla (nunca la como con pan, salvo que sea un pan de semillas, nueces y huevos que hace Blanca(. También llevo una bolsita con flor de sal para aliñar la comida.

      Simplemente evitas el pan, el azúcar, los carbohidratos refinados y gran parte de los postres.

      Muchos de los días que como en el hospital no tomo postre o si lo hago tomo fruta, cualquiera salvo plátano. Alguna vez un yogur natural (nunca de sabores, llenos de azúcar).

      Si salgo de guardia, por la mañana para desayunar puedo pedir que me hagan una tortilla con espinacas o bien me tomo un vaso de nata líquida con café, según vea. Pero no tomo el "clásico desayuno" de croissant con zumo de naranja, claro. La fruta es buena; el zumo, no.

      Continúo en otro párrafo, que me paso del límite de caracteres

      Eliminar
    2. Sigo y termino:


      Ahora en Sallent tenemos huerto y Blanca trae maravillas a casa: lechuga, borraja, acelga, judía verde, calabacín, pimientos, kale, zanahorias y cebollas. Tienen un sabor buenísimo...
      Menudo curro se pega Blanquita...

      Verdura a tope y grasa generosa (tanto saturada como mono-insaturadas, ambas muy cardio-saludalbes, en contra de la creencia popular y la creencia médica, como habrás visto).

      La grasa es tu amiga, Jorge (salvo las grasas trans de la comida procesada, claro, malísimas).

      Cocinamos con aceite de oliva (Blanca) o bien con mantequilla (saturada, más estable al calentarla) o aceite de coco (yo). Evitamos aceites poli-insaturados (girasol), mucho más frágiles y oxidables tras varios usos (otra de las razones por las que evitamos las patatas fritas de restaurantes, re-fritas habitualmente con aceites poli-insaturados que se han utilizado varias veces).

      Bebemos agua, añadimos sal a la vida (sin refinar) y tomamos algo de vino en las comidas, un poquito.
      La cerveza (pan líquido + etanol, mala combinación) sólo muy de vez en cuando, con amigos.

      No sé si me he extendido mucho.

      Come comida real, Jorge (mejor si sabes su procedencia).
      Evita la comida procesada (pizzas congeladas, oreos, patatas de bolsa, barritas, ketchups) llenos de azúcar añadido y con grasas trans (aceites vegetales parcialmente hidrogenados para conferir estabilidad durante semanas en las estanterías).

      Un saludo!
      Jorge

      Eliminar
    3. Madre mia!!!! Con esto te daria para una entrada en el blog! Me has ahorrado cantidad de horas rebuscando por diferentes sitios! Mil millones de gracias Jorge y sigue asi!

      Un abrazo muy fuerte!

      Eliminar
  6. Ánimo Jorge, durante años te he seguido por la meteo, ahora que voy menos a piris, te vuelvo a leer por tus crónicas de carreras, también yo corro, y por tus post sobre alimentación. Sigue así, eres un crack, estamos contigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola
    Hay una cosa en la que no estoy de acuerdo. Si estuvieras más en forma, la carrera de Villanua, te habría venido de maravilla para coger chispa en las piernas. Tener 6 días después dolores sólo puede ser por dos razones, o falta de forma o microlesiones.
    Saludos
    Jsvi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo veo así,

      subir en 1 h 52 min a la cima de Collarada desde Villanúa, a más de 1.000 m por hora de desnivel es algo que nunca había logrado. Es decir, nunca había tenido una forma física para bajar de las 2 horas en la cima de Collarada.
      La forma física era mejor que en las dos ediciones anteriores.

      Que a los 20 minutos las piernas den tirones y pinchazos musculares es un signo de no recuperación muscular tras un castigo previo. La forma física se refleja en mejor o peor rendimiento en toda una prueba. Si a los 20 min me pincha una pierna entrnando, me paro y dejo unos días para recuperarme.

      Bueno, es mi impresión, completamente debatible y rebatible, jaja

      gracias de nuevo,

      Jorge

      Eliminar
  8. Cuantas veces montas a la semana?lo pondrás tb?

    ResponderEliminar
  9. Hola Jorge!!! Enhorabuena por la carrera y la perseverancia que tuviste todo el rato!! Ese poder mental marca muchas diferencias.
    Creo, en mi humilde opinión, que lo que te pasó es que no estas en forma. Para aguantar mucho tiempo corriendo tienes que hacer tiradas un poco largas para avituarte, y no digo que hagas 40km cada entreno, sino que no solo vale hacer high intensive trainning.
    Puede que haya gente a los que le sea sufixiente, pero puede tambien que a su cuerpo le venga bien ese tipo de entrenamiento.
    Hay gente con capacidad, gente élite y luego están los genios. Estos últimos SE PUEDEN PERMITIR hacer alimentación low carb y lo que les dé la gana, entrenar 200km a la semana, etc. El resto como mucho lo podrán intentar, y brindo por ello.
    Creo que saliste demasiado rápido para tu tipo de entrenamiemto y que no supiste encontrar tu ritmo para una carrera como La Vuelta.
    Con tu entrenamiento y la alimentación que quisiste llevar en carrera no pediría más.
    Saludos de un fan del blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alx,

      en la Vuelta al Aneto, el grupo de cabeza salimos a la mitad de velocidad de el grupo de cabeza que salimos en Collarada, mucho más explosiva y donde no tuve ningún problema muscular, siendo que son 2 horas explosivas hasta la cima.

      El castigo pasó factura y las piernas no se recuperaron a tiempo.
      Toda la gente con la que he hablado que hizo la vuelta al Aneto no fue a Collarada por dichas razones. Ellos tenían razón.

      La forma física la ves tras al menos una hora de carrera.
      Si a los 20 minutos las piernas se quejan no es por falta de forma sino por falta de recuperación del castigo anterior.
      Claro, que eso no se puede demostrar a todo pasado y tendríamos que ver el rendimiento en carrera sin el castigo previo de Collarada.

      Hay gente que recupera más rápido y otros que nos puede costar más, supongo.
      Sigo pensando que entrenar demasiado debilita al cuerpo y que espaciar los entrenos permite el tiempo necesario para que el músculo produzca esa respuesta adaptativa y no al revés. Pero, de nuevo, es mi opinión (basada en los estudios de la bibliografía aporatada en Body by Science).

      Gracias por tu aportación Alx,

      Jorge

      Eliminar
  10. Ojo al dato: una semana despues aun no te habias recuperado. Una semana!! No escuchamos a nuestro cuerpo ni cuando nos grita!!

    ResponderEliminar
  11. Antonita La Fantástica! La conoceis no?

    ResponderEliminar
  12. Buenas Jorge,

    Primero de todo enhorabuena por la carrera. Acabarla superando las malas sensaciones es un logro.
    Quería hacer algunas reflexiones, comparando tus sensaciones con lo que yo siento durante el año, no por criticar sino con el objetivo de aprender todos un poco más.

    ¿Por qué ese empeño en no comer durante las salidas? Es cierto que es más cómodo llevar menos peso, pero ¿comerse un bocata en la cima? ¿La jarra de cerveza en respomuso a mitad de la sofocante bajada? ¿La parada para comerse la tarta de manzana? A mí si voy en plan relax, me parece un placer.

    ¿Seguro que tus sensaciones son por no comer hidratos? Yo después de desayunar medio tarro de mermelada con media barra de pan (sí, lo siento) puedo hacer la circular de los infiernos a base de agua y a buen ritmo (no al 110%). En épocas de cuidarme menos tengo uno o dos kilos de más, pero hago salidas casi a base de agua. Un mes antes de la QH como muchos menos hidratos (es cierto que son pesados en las digestiones), estoy muy fino y voy a tope en los puertos, y o me meto las barritas de dos en dos o me muero. Ahora un mes después de la QH, puedo hacer 110 km a tope sin comer, porque durante la semana he comido y vuelvo a tener esos dos kilos de más. Lo que quiero decir es que para mí el comer o no durante el esfuerzo depende de lo vacío que venga de la semana y del ritmo que lleve, y si como hidratos los días de antes como bastante menos (qué curioso).

    ¿Tu cuerpo los días de antes qué te pedía? No es normal no haberte recuperado en una semana, siendo que lo de Collarada no era “ultra fondo”. Yo después de una etapa o excursión muy muy dura, como mucha carne, mucha pasta, meriendo medio paquete de cereales con medio kilo de yogur y me bebo las cervezas a litros. Lo necesito, y me sienta muy bien. Si no lo hago me siento débil y no recupero. Como ya te han comentado, hacer una semana de antes un esfuerzo más explosivo te tendría que haber dado más chispa si estabas en forma.
    En mi caso, el finde de antes de la QH hice 300 km con 7.000 m de desnivel. Tres días comiendo como un animal, temprano en la cama, salidas muy suaves en bici, y el jueves ya estaba recuperado y con muchas ganas de hacer un esfuerzo intenso.

    ¿En qué peso estás? En las fotos se te ve muy fino, perfecto para competir, pero quizá te perjudique en la recuperación. Yo si estoy así peso 63 kilos, pero de normal me mantengo en 65 (178 cm). No puedo mantener mi peso “de competición” más de dos o tres semanas, me siento débil y no recupero.

    En resumen, no sé si todas las sensaciones que tienes vienen de haber cambiado tu alimentación. Tus entradas de nutrición son muy interesantes, pero a la hora de aplicarlo en esfuerzos tan intensos creo que dejas de lado muchos otros factores que pueden afectar. Si quieres puedes echar un vistazo a lo que hace Froome, un fiel defensor del Low Carb pero que para esfuerzos importantes tira de barritas, geles, y arroz.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      si 2 horas antes de la salida me he bebido medio litro de leche fresca entera y media hora antes me he comido un plátano, las sensaciones de unas piernas no recuperadas, sentidas a los 20 minutos de la salida, te aseguro que no es por falta de carbohidratos, pues es cuanto más CH tenía en el cuerpo.

      Unos pinchazos tan pronto son por músculos no recuperados, no por falta de azúcar en la sangre.
      Muchas mañanas he salido a entrenar en ayunas con salidas de más de 1 hora, con muy buenas sensaciones. El tomar más o menos CH no creo que tenga que ver en una debilidad muscular a sólo 20 min de la salida.

      Los días previos a la carrera tomé legumbre, leche entera, fruta e incluso un plato de arroz la víspera, para cargar glucógeno. Pero ni azúcar ni pan ni pasta, por principios. Es una decisión personal.

      Creo que de no ser por el castigo muscular, físicamente (y gástricamente) habría ido muy bien en la carrera.
      Comer mientras corres quita energía a los músculos para dársela al estómago y a todo el territorio esplácnico, mesentérico, del intestino.

      Muchos abandonos y molestias en estas carreras vienen derivados de problemas estomacales por todos lo geles y azúcares refinados que nos tomamos (yo ya no, hace un año, claro).

      Prefiero comer sano y correr con un metabolismo más basado en la beta-oxidación de los ácidos grasos (energía de largo recorrido) que en quemar azúcares debiendo ingerirlos continuamente en carrera.

      En montaña (esquí de travesía) es mágico poder hacer horas y horas de esquí y ver que no necesitas nada. Te proporciona mucha mayor autonomía de vuelo y seguridad. Luego, en el restaurante, ya veré si me tomo una cerveza o unas patatas o lo que sea. Pero tener una flexibilidad metabólica para tirar de grasas sin necesidad de ir ingiriendo comida cada pocas horas, no sólo es más cómodo, sino también metabólicamente saludable.

      Los problemas musculares que tuve a los 20 min de la salida (tras comerme antes un plátano!) no tienen nada que ver con los carbohidrato o con cómo me alimente. Eso se ve en el transcurso global de la carrera. Ese percance muscular creo que no me permitió ver las posibilidades de este tipo de metabolismo.

      Pero bueno, todas las opiniones tienen su parte de razón, las respeto, las escucho y las valoro.

      Un "Recovery-Shake" (con proteínas) tras Collarada me habría venido muy bien.
      Me dieron uno de muestra tras la carrera de Benasque y, casualidad o no, a los 2-3 días ya me encontraba muy bien.

      Y sí, Froome lleva Low Carb, pero en carreras mete hidratos, como todos. Esos hachazos en montaña son muy duros, jaja.

      Tomar legumbre durante la semana y algo de fruta no está reñido con una buena alimentación LCHF y yo así hago. No soy tan radical.

      De nuevo, gracias por tus líneas

      Jorge

      Eliminar
    2. Gracias por contestar Jorge!
      Está claro que las molestias musculares no son por el low carb, pero comer al terminar ayuda mucho! Yo también descubrí hace poco los recuperadores y se notan muchísimo.

      Me parece genial que comas saludable y ayudes a mucha gente a descubrir que lo malo no son las grasas. De hecho sigo tus consejos habitualmente, menos cuando quiero ir rápido.

      Enhorabuena por tu blog, un saludo!

      Eliminar
    3. Hola.
      Aprovecho para preguntar qué tipo de recuperadores usas.

      Un saludo

      Eliminar
    4. Hola,

      no uso recuperadores musculares.
      Habitualmente espacio mis entrenos con días de descanso y no suelo hacer 2 carreras seguidas.

      Desconozco el mundo de los recuperadores a base de proteínas.

      Sólo puedo decir que en Benasque, al pasar por el stand de Ortopedia Lacadena, gente que conocía de las últimas 2 Collaradas, me explicaron el uso de estos "Recovery Shacke" y me dieron a probar uno de la marca Etixx.

      No sé si me recuperó o no, jaja...
      Poruque la semana siguiente estuve haciendo vida tranquila.

      Seguro que habrá mucha gente metida en competiciones que sabrá mucho de esos temas. Pero yo no soy uno de ellos.

      Un saludo!

      Jorge

      Eliminar
    5. Yo los usaba hace muchos años, cuando competía. Eran una mezcla de hidratos, proteínas y electrolitos. Sólo les veo sentido en aquellos que entrenan relativamente fuerte de forma consecutiva. La verdad es que notaba que funcionaba. Y al día siguiente iba mejor comparado con cuando no los usaba. Ahora todo lo baso en comida real, pero no niego que es un complemento que ayuda.

      Eliminar
  13. Joder, qué suspense en la primera parte del relato !!!!!. Espectacular como siempre Jorge. Muchas Gracias por estos repor y a seguir disfrutando de la vida!!!

    ResponderEliminar
  14. Buenos días,

    Yo lo que no entiendo es tanta queja por hacer un tiempo igual al del año pasado (5´ en mas de 10 horas es despreciable en un corredor popular).
    ¿Qué esperabas...mejorar con un año mas de edad y reduciendo el entrenamiento de carrera...porque lo has reducido verdad?
    Me parece que mantener la marca no está nada mal y no comprendo el porque de las quejas.
    Eso sí....no dejes de lado las maratonianas sesiones de entrenamiento de esquí porque sino ni te plantearás ponerte en la salida de este tipo de carreras.
    Y la alimentación en carrera a mí desde mi experiencia me parece demencial...menos mal que tomaste fruta. Como el anterior comentarista no entiendo esas privaciones a las que sometes al cuerpo.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      no me quejo del tiempo que hice. Para lo que me pasó me parece un tiempazo, pensando que terminaría andando...

      Me pena el haber estado esas primeras horas con esos dolores de piernas con los que no contaba y que no he tenido en toda la temporada en ningún entreno, incluso haciendo entrenos a mayor intensidad y sin haber comido.
      Por lo demás, sólo he escrito un relato de cómo viví la carrera, sin quejarme del tiempo.

      He sacado como conclusiones el no hacer una carrera tan explosiva sólo 6 días antes y, en caso de volver, ponerme guardia el finde anterior! Jaja

      Lo de la alimentación, es una sensación que he disfrutado desde que corrí ya Low Carb la Trail del Valle del Tena el año pasado y pude quedar 2º puesto en veteranos, sin tomar azúcares en la carrera.

      Luego lo he disfrutado en las salidas de montaña con esquís este año y de momento no quiero cambiarlo.
      No creo que sean privaciones al cuerpo. Si hubiera tenido una pájara, me habría tomado cualquiera de los 3 geles que llevaba, pero precisamente cuando mejor me encontré fueron las 3 últimas horas, sin avituallamientos.

      Sobre el esquí de travesía como entrenamiento, algo hace, pero la mejora física es, en gran parte "músculo específica" y no cardiovascular.

      Si foqueas y esquías no lograrás un buen resultado en carrera de montaña y viceversa si no preacticas específicamente ese deporte en los entrenos y haces trabajar a los músculos de la misma forma en que van a trabajar en carrera.

      Correr y foquear son disciplinas distintas, igual que pedalear.

      El rendimiento cardio-vascular lo mantienes con otro deporte, pero más de la mitad del rendimiento en carrera será "músculo-específico". Por lo menos, eso dicen los expertos.

      Gracias de nuevo,

      Jorge

      Eliminar
  15. Hola Jorge,

    Quiero agradecerte estas imágenes que nos traes, tus fotos y el esfuerzo en la previsiones del tiempo y en todo los comentarios y excursiones que pones.
    Para los que subimos al Pirineo, no todo lo que queremos, el ver dichas fotos de excursiones desde nuestra casa es un placer altamente gratificante. En mi caso ver esos paisajes de nieve, roca, frío, etc con esas fotografías y asumir la dificultad y el esfuerzo de hacerlo es una maravilla. Sigue así.
    También tu esfuerzo por introducir diferentes concepciones de la alimentación es muy loable. Cada uno debe ser critico con su alimentación y escuchar a su cuerpo. Nos das diferentes visiones que tendremos que filtar según nuestras necesidades y actividades.

    Lo dicho, muchas gracias por tu esfuerzo- que a veces no valoramos- y sigue trayéndonos esos maravillosos paisajes.

    Saludos, Juan M.T.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Juan por tus líneas de agradecimiento.

      El Pirineo ahora está precioso, todavía muy verde, sin apenas nieve, pero todavía con agua en los riachuelos. Ideal.

      Un saludo!

      Jorge

      Eliminar
  16. Jorge tienes un blog buenísimo. Sigue así con tus pronósticos, tus relatos con tus maravillosas fotos y videos, tus artículos, todo es extraordinario.
    Sigue así para el deleite e información de mucha gente.
    Y enhorabuena por tu carrera y por tu voluntad.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan.

      Me alegro de que el blog te aporte tanto.

      Espero seguir escribiendo información de interés (además de la Meteo semanal) para que se mantenga el interés por entrar en este blog.

      Feliz verano!

      Jorge

      Eliminar
  17. Hola Jorge, lo primero enhorabuena por la carrera y por la crónica, muy detallada como siempre.

    Te adelanté poco antes de llegar a salenques, te comenté que habíamos coincidido en alguna Altitoy, y ya me dijiste que no ibas bien,no sé si lo recordarás.

    Mi humilde opinión sobre la carrera es, que como pasa en muchas otras, en general se sale demasiado rápido, favorecido porque los primeros 20km son "de regalo", comparados con lo que viene después.

    Sin conocerte en el mundo real, creo que tu caso es parecido al mío. Imagino que, viniendo al igual que yo de la montaña y no del atletismo, te moverás mejor en terreno técnico que en pistas, por eso, mi planteamiento de carrera fue ir tranquilo hasta la renclusa y apretar de ahí en adelante. Menos de 2:30 a la renclusa ya es apretar bastante, y sin duda esos esfuerzos de pagan más adelante. Yo tardé 15min más que tú hasta la renclusa, yendo sin calentarme. Pasé por allí el 122 y llegué el 28 a meta.

    Pienso que los que somos montañeros debemos reservar en ese primer tramo y guardar para cuando llegue nuestro terreno y poder darlo todo en los canchales, donde otros se atrancan. Creo que es el mejor planteamiento para esa carrera.

    Respecto a la alimentación, bueno, anteriores comentarios creo que han dado en el clavo. Si se quiere rendir al máximo hay que relajar esa dieta tan estricta. Yo en mi caso, que sigo una alimentación simplemente baja en carbohidratos -sin eliminarlos-, estuve toda la carrera a base de sándwich de jamón y tomate y melón de los avituallamientos, y solo en la última bajada me tomé dos geles. Creo que precisamente el no tomar geles ni barritas en toda la carrera me dió ese subidón al final cuando me los tomé, permitiéndome bajar a toda pastilla y "encendido" camino de Benasque. En resumen, lchf bien para la vida diaria, pero en competición se necesita ese chute extra que te dan los glúcidos, que además creo que se maximiza al no estar habituado a tomarlos. Es algo parecido a cuando te tomas un café tras varias semanas sin probar la cafeína.

    Lo dicho, enhorabuena y a seguir comiendo bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin conoceros a ningúno, coincido plenamente en tu comentario. Yo también lo hago así.

      Eliminar
  18. Se nos olvida que somos humanos y que todos sin excepcion tenemos amor propio, esa es sin duda la respuesta al porque acabamos una carrera cuando no vamos bien, sabiendo que no mejoraremos la marca, sabiendo que no disfrutaremos, aun con todo nos cuesta retirarnos.
    Nuestra cabeza en la mayoria de los casos funciona asi, si no vamos bien, automaticamente el reto es acabar.
    Si pones ilusion en una carrera es dificil abandonar.
    En resumidas, hay que saber retirarse a tiempo pero tambien hay que saber sufrir en su justa medida, claro, si no a patear a tu pedo con el reloj en casa.

    ResponderEliminar
  19. Hola Jorge, mi enhorabuena por tu blog, fotos, vídeos, etc. Lo llevo siguiendo más de una año y que más puedo decir que no te hayan dicho ya. Es impresionante la calidad de los artículos, sobretodo los de nutrición que son los que más me interesan. Yo hice la carrera, ha sido mi segundo trail después del 4k del valle de tena del año pasado que también hiciste tú. En esta ocasión fui pisándote los talones ;-), si sé que te tenía tan cerca había apretado un poco para haberte conocido en persona ... bueno, quizá en otra ocasión.

    Solo una pregunta o más bien una curiosidad, veo que es el tercer año que haces la Vuelta al Aneto, además la corres bien, en buen tiempo, es decir podrías hacer mucho más. ¿No te planteas hacer algún año la prueba reina del Gran Trail?, ¿qué crees que se necesita para dar ese salto?.

    Saludos, Fernando.

    ResponderEliminar
  20. Se nota que no eres de Huesca de toda la vida, mira que llamar Lorenzo "Hortas" a Lorenzo Ortas y llamarlo "leyenda viva" como si fuera una momia embalsamada con lo ágil y fuerte que está el hombre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correcto, es sin "H", un pequeño error.

      Y correcto, no soy de Huesca, sino de Zaragoza de toda la vida, aunque llevamos ya 6 años viviendo en el Pirineo.

      Curiosamente, a partir de septiembre viviremos en Chimillas, un pueblecito a sólo 3 km de Huesca, donde podré tomarme otra cerveza con Lorenzo Ortas, como la que nos tomamos él y yo junto con Antonio Gros en Huesca, el día de la presentación del tomo II de Rutas con Esquís en Huesca. Qué grandes ambos, Antonio y Lorenzo.

      Lo de leyenda viva quizás quede mal, por que tanto él como Antonio Gros siguen dándole de lo lindo. Doy fe.

      un saludo,
      Jorge

      Eliminar
  21. Que emocionante! Gracias por el relato de tú carrera, has conseguido que al año que viene me apunte, en serio.
    Creo que yo, con esas sensaciones del día anterior, hubiera salido más lento, pero sólo es una opinión más. Valoro mucho la fortaleza mental, por encima de la física, y esto te dará mucha experiencia.
    Te siguen preguntando que por qué prefieres ir sin comer, creo que hay quien sigue sin entender esto, PORQUE NO ES NECESARIO, con esta alimentación, claro.
    Para deportes explosivos, de resistencia, de ultra resistencia, es útil y saludable para todos.
    Todos estos deportistas llevan una alimentación LCHF, algunos hacen cargas de CH antes de las pruebas, otros no y siguen vivos.
    Le Bron James (NBA)
    Ray Allen (NBA)
    Nell Stephen son (ironman)
    Dave Zabriske (ciclismo)
    Timoty Olson (ironman)
    Ben Greenfield (ironman)
    Sami Inminentes (triatleta)
    Marc Allen (ironman)

    Ánimo Jorge, y recupera bien.

    ResponderEliminar
  22. Hola Jorge, una consulta sobre zapatillas, con que modelo de los que usas habitualmente estás más satisfecho..?
    Gracias por tus artículos, un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fer,

      en mi primera Vuelta al Aneto (2015) fui con las Sportiva Ultraraptor. Una zapatilla muy armada, resistente con una suela muy adherente, aunque algo dura según gustos.
      Me fue muy bien en las zonas de grandes bloques porque podía saltar de roca en roca confiando en la adherencia. Pero en la pista de Vallibierna fui más lento.

      En la edición 2016 iba a llevar las Akasha de la Sportiva, una zaptilla ideal para pista y senda, ligera, muy cómoda y adherente y muy amortiguable en el talón. Pero para mi gusto, no para alta montaña. Sujete menos el pie que la ultraraptor y quería una zapatilla con la que poder bajar por sendas de piedras sin tener que mirar dónde pisaba.
      Aun así, mucha gente la llevaba este año y están contentos.
      El año pasado me decanté por las Saucouny Xodus 5.0, muy buenas para pista, muy estables, buena sujeción, amortiguables, pero quizás resbalan sobre roca con barro o roca algo húmeda.

      Este año he repetido, con las Xodus 6.0 (ya no existen vaya). Una zapatilla muy buena globalmente, Pero de nuevo, en la roca con barro, fui muy mal, muy inseguro (también mis piernas no daban mucha seguridad). Pero echaba en falta una suela más adherente en roca con tierra...

      Acaban de salir de la Sportiva el modelo AKIRA, que estrené ayer mismo para dar la vuelta a la Foratata. Parece un híbrido entre la Ultrarraptor y la Akasha.
      Muy bien armada, buena sujeción de tobillo, buen talón amortiguable, da mucha seguridad.
      Aún no la he probado en terreno más resbaladizo pero tiene pinta de que agarrará bien.

      Lo único es que se me recalentaron mucho los pies, pero suele ser habitual el 1º día de una zapatilla. Conforme coja holgura y respire más el pie creo que iré mejor.
      De momento, estas Sportiva Akira las veo muy, muy bien, tanto para senda o pista como para terreno técnico de alta montaña.

      Un saludo!

      Jorge

      Eliminar