lunes, 22 de mayo de 2017

METEO SEMANA 22-26 MAYO: LLEGA EL VERANO, SUBIRÁNN LAS TEMPERATURAS A CADA DÍA QUE PASE

Martín, con 17 años, esquiando este pasado sábado la cara norte de Peña Sabocos. Uno de los últimos reductos de nieve polvo en este temporada, visto el calor que nos viene esta semana


LA METEO QUE VIENE: SEMANA SOLEADA Y CADA DÍA MÁS CÁLIDA, VERANIEGA


Saluti a tutti...

Boletín emitido hoy lunes 22 de mayo de 2017 a las 20:55 horas

Hoy lunes hemos tenido un día soleado y cálido en Aragón, con desarrollo de tormentas por la tarde en el Pirineo central y oriental. La noche se espera estrellada y no demasiado fresca.

Mañana martes 23 mayo: Soleado y cálido. Empiezan a subir las temperaturas
En Pirineos
  se espera un bello día soleado, con temp suaves, de 5/20ºC. Iso 0º subiendo a 3.700m. Vientos flojos del NE. Tarde limpia, sin apenas nubes y sin tormentas. Noche posterior estrellada, sin apenas vientos y suave de temperaturas. Rehielo todavía decente.
En Zaragoza bello día soleado, con tarde cálida. Temp previstas de 14/30ºC, sin apenas vientos. Noche posterior tranquila y templada.

Miércoles 24 mayo: Soleado y caluroso. Siguen subiendo las temperaturas
En Pirineos
bello día soleado, sin apenas vientos. Temp en valles de 6/22ºC. Iso 0º a 3.900m. Tarde más cálida, con nubosidad de evolución pero sin esperarse tormentas de interés. Noche posterior templada y con peor rehielo.
En Zaragoza otro bello día soleado, con ambiente aún más cálido, sin apenas vientos y con tarde de verano. Temp previstas de 16/32ºC. Noche posterior estrellada y templada, de terraza.

Jueves 25 mayo: Soleado y más caluroso. Tormentas x la tarde en el Pirineo
En Pirineos siguen subiendo las temperaturas en otro día soleado, sin apenas vientos y con temp en valles de 12/25ºC. Iso 0º a 4.200 m. El calor favorecerá tormentas por la tarde en el Pirineo, precaución.
En Zaragoza día de verano, soleado y con temp previstas de 18/33ºC, sin apenas vientos. Tarde de chanclas, camiseta y pantalón corto... Noche también cálida, de terraza.


Tendencia posterior: Seguirá el calor. Nubes medias para el fin de semana
El viernes 26 se espera todavía más caluroso, con temp en el Pirineo de 14/25ºC y en el Valle del Ebro de 18/34ºC. Se prevén tormentas por la tarde en el Pirineo.

El sábado 27 la borrasca se irá acercando por el oeste del país y nos dará flujo cálido de sur, que formará algunas nubes medias y altas en Aragón y nubosidad de tipo orográfico quizás en los macizo de la vertiente sur del Pirineo, que desarrollarían tormentas por la tarde. Quizás más nuboso y con alguna lluvia en el Pir navarro. Las tormentas pueden generalizarse al final del día al W de Aragón, aunque queda lejos y habría que esperar a ver cómo evolucionan los modelos.
El domingo 28 seguiría el flujo cálido de sur, con vientos flojos y nubes medias y altas en Aragón y Pirineos, quizás sin tormentas por la tarde.

Como el fin de semana todavía está un poco difuso, aunque pinta más bien cálido y seco, se intentará perfilar con más detalle en el boletín que se enviaría este próximo jueves por la tarde.



Unas líneas sobre lo que queda del manto nivoso que queda en el Pirineo Aragonés:

Manto tipo primavera: Las temperaturas van a seguir subiendo y el manto tiene una estructura de primavera, con rehielos todavía decentes para estas primeras dos noches y ya mediocres desde la noche del miércoles en adelante.

Últimas nevadas: Datan del pasado jueves, que tuvieron una cota inicial a 2.600m, bajando hasta los 1.800-2.000m y que permitieron 20 cm de nieve polvo en altura en las nortes el pasado sábado. Ahora está ya toda transformada y estabilizada, con purgas que se produjeron principalmente el mismo jueves y durante el viernes .

Condiciones para estos días: Se esperan coladas en las horas centrales del día en las pendientes aún sin purgar.
A medida que avance la semana el calor irá en aumento y habrá que mirar madrugar y evitar pendientes fuertes al mediodía o canales y corredores, donde podrán desencadenarse coladas que podrían barrer nuestra ruta y arrastrarnos a cortados o zonas trampa.

La cota de nieve sigue subiendo y se encuentra por encima de 2.000-2.100 m en caras nortes. Las sures bien orientadas al sol ya no tienen apenas nieve por debajo de los 2.500 m.

Últimos coletazos para los que quieran apurar la temporada, especialmente en las Maladetas (Llanos del Hospital - Benasque) y en el Cap de Llauset, las dos zonas de Aragón que ofrecen las mejores condiciones de esquí de travesía para concluir esta temporada.

Aquí lo dejamos, queridos lectores.

Que disfruten de este esperado verano, que ya llega

Feliz semana a tutti...

Jorge García-Dihinx Villanova
Pediatra Hospital San Jorge de Huesca, que no meteorólogo
Unidad de Nurición y Digestivo




Foto de cierre:

A quien pueda acudir, os invito a esta charla que daré sobre alimentación para combatir la obesidad que llevará por título:
"¿Dieta y Ejercicio? El nuevo manejo de la obesidad".

Será este miércoles 24 de mayo a las 7 de la tarde en el Colegio de Médicos de Huesca.
Nos vemos!




¿ADELGAZAR COMIENDO TODO LO QUE UNO QUIERE... REDUCIENDO CARBOHIDRATOS Y AUMENTANDO GRASAS DE LA DIETA?




¿ADELGAZAR COMIENDO TODO LO QUE UNO QUIERE... REDUCIENDO CARBOHIDRATOS Y AUMENTANDO GRASAS DE LA DIETA?

En la gran mayoría de los artículos que vemos escritos en los diarios digitales en los que hablan de la epidemia de la obesidad actual (España, es el 2º país en obesidad de Europa tras el Reino Unido), repiten el mismo dogma de las calorías y del ejercicio. Culpan al sedentarismo de dicha lacra y del exceso de calorías y exceso de grasas, cuando ese sedentarismo y exceso de ingesta de calorías no son causa sino consecuencia.


La clave de las calorías reside en si éstas son utilizadas o si son almacenadas y esta diferente utilización de las calorías está gobernada por la Insulina. Es la Reina de la partida del ajedrez. Si controlas la Reina, controlas la partida.



En la alimentación convencional, siguiendo la actual Pirámide Nutricional, tenemos en la base todos los cereales, el pan, la pasta, el arroz, las harinas, etc. Cuando en la base deberían estar las verduras y hortalizas y, junto con ellas, las grasas saludables: aceite de oliva, frutos secos, aguacates, mantequilla, huevos, nata, olivas, queso, pescado y más pescado, carne, etc, que es donde están la mayoría de los micro-nutrientes (vitaminas liposulubles A, D, E, K e hidrosolubles B y C y donde están la mayoría de los minerales).



Pero como la grasa tiene más calorías y por ello debe ser que "engorda", nos las restringen y tomamos, en su lugar, carbohidratos, muchos de ellos refinados, como las harinas. Que como no tienen nutrientes, tienen que "enriquecerlas" o "fortificarlas" con vitaminas y minerales.



Pues bien, si yo desayuno unos cereales Corn Flakes (carbohidrato refinado lleno de azúcar añadido), con leche desnatada, unas tostadas (almidón, carbohidrato de rápida absorción) con mermelada (azúcar) y un zumo de naranja (fructosa pura, sin su fibra), gran parte de ese desayuno lleno de carbohidratos, al elevar al cielo la insulina (hormona almacenadora de grasa) se va a almacenar en nuestra grasa de reserva abdominal, dejando muy poca de dicha energía disponible para su uso durante el día.



De manera que, a las 3-4 horas, volveremos a tener hambre y deberemos volver a comer (glotonería). Dicen los expertos en nutrición que comemos demasiado. De forma que parece un acto voluntario, una decisión personal. Que somos glotones, que estamos todo el día comiendo...
... pero es voluntario?
¿El hambre es voluntario o está mediado por algo?
No es voluntario, sino que está mediado por hormonas, principalmente la insulina.




Por otro lado, tras ese desayuno rico en carbohidratos cuya gran parte de calorías se han almacenado en la grasa de reserva abdominal...

...al tener menos energía disponible (gran parte ha quedado almacenada en el abdomen), nuestro metabolismo tenderá a ahorrar, gastando menos. De forma que nos dará "menos ganas de movernos", volviéndonos "sedentarios", como dicen los nutricionistas. Engordamos por que nos nos movemos. Pero ser sedentarios es una consecuencia hormonal por el tipo de macronutriente que comemos, los carbohidratos.





No es voluntario moverse menos (ser vago) sino que está hormonalmente mediado. La mitad de la energía que hemos tomado en el desayuno se ha almacenado en la grasa de reserva abdominal y no podemos acceder a dicha energía, pues la insulina actúa como un candado, impidiéndonos utilizarla. Por eso somos sedentarios, como consecuencia. No por decisión personal.



Los obesos no lo son por moverse menos, sino que se mueven menos porque están engordando. Porque la insulina mantiene guardada gran parte de la energía que hemos comido, "a plazo fijo" (como un banco), sin dejarnos utilizarla.

El sedentarismo es una consecuencia de la alimentación rica en carbohidratos. Y nos recomiendan un 55-60% de las calorías a partir de los carbohidratos. Los carbohidratos que nos engordan y nos hacen ser sedentarios al mismo tiempo. Ambos eventos son secundarios a los elevados niveles de insulina. Hormona que se dispara en respuesta a las altas ingestas de carbohidratos.



Sin embargo,



si uno desayuna unos huevos revueltos o una tortilla de huevos con bacon y queso (y está keto-adaptado, algo que ocurre a las 2-4 sem de cambiar a una alimentación LCHF), uno dispone del 95% de dicha energía para utilizarla durante el día (no para almacenarla), porque el alto porcentaje de grasa de dicha comida no estimula apenas la insulina y su ausencia permite que todas esas calorías se utilicen como energía en lugar de almacenarlas.
No nos engordan las calorías sino la insulina, que nos las almacena sin permitirnos utilizarlas.




De manera que, disponiendo de tanta energía tras desayunar esa tortilla, uno no tiene hambre durante muchas horas (por eso la grasa sacia) y es posible que se le pase el almuerzo o incluso la hora de la comida, sin darse uno cuenta. Pues al sobrar energía no hay hambre.



Por otro lado, al disponer de tanta energía (que no se almacena), su cuerpo no tendrá que "ahorrar" pues le sobra energía. Su metabolismo basal aumentará para quemarlas y sus ganas de moverse aumentarán y, como consecuencia, querrá hacer más ejercicio. Dejará de ser "sedentario"... como consecuencia dejar de comer carbohidratos. No es voluntario, sino hormonal.



Pero el enfoque convencional está atacando el problema al revés, desde su consecuencia.



Los obesos no lo son porque coman más y se muevan menos.

Sino que comen más y se mueven menos porque están engordando.

Porque la insulina almacena gran parte de las calorías (engordándose) y, como candado, bloquea su utilización como fuente de energía (menos energía disponible, por ende, sedentarismo).


No es voluntario ser vago y glotón.

Está hormonalmente mediado.


Los carbohidratos refinados de la dieta (azúcares, zumos, harinas, patata, arroz) nos hacen estar continuamente comiendo y nos hacen ser sedentarios.



No puedes decirle a un obeso que coma menos y se mueva más, sin más.
No podrá vencer el apetito (el hambre siempre gana) y no se sentirá con energía para hacer ejercicio (si cuerpo está en "modo ahorro" porque la mitad de la gasolina está bloqueada para su utilización).



Tienes que cambiar su alimentación de manera que almacene menos (adelgace) y disponga entonces de más energía para quemar (moverse más).


Nadie elige ser obeso, siendo más sedentario y comiendo más.
Es involuntario, como nuestra forma de respirar. Es espontánea. También son espontáneas nuestras necesidades metabólicas, las pongamos en modo ahorro o en modo gasto.


Pero los médicos, al recomendar una alimentación "baja en grasas" (por eso de que tienen tantas calorías), damos el consejo equivocado, creyendo que son las calorías lo que nos engorda y la falta de ejercicio lo que nos impide quemarlas. Mientras que, escondida en la sangre, la insulina se ríe de nosotros y la epidemia de la obesidad sigue disparándose.



Desayunar una tortilla de 2 o 3 huevos con bacon y queso, no sólo nos adelgazará y nos hará más activos, sino que también es mucho más saludable a nivel cardiovascular que el desayuno convencional de cereales con leche desnatada y zumo natural.
La tortilla subirá nuestro HDL y bajará nuestros Triglicéridos (ambos factores protectores a nivel cardiovascular) mientras que el desayuno convencional alto en carbohidratos bajará nuestro Colesterol bueno HDL y subirá nuestra grasa saturada del plasma (Triglicéridos). Ambas cosas son malas y no buenas.



Nos dicen que evitemos la obesidad: la madre de todas las patologías

- Los médicos continuamente nos aconsejan perder peso y evitar la obesidad, porque a nivel cardiovascular la obesidad está ligada a todos los males (Hipertensión, diabetes tipo 2, Síndrome metabólico, cáncer, etc).

- Si los carbohidratos engordan y nos hacen obesos (algo malo vista la imagen de la derecha) y las grasas nos adelgazan porque es energía que utilizamos en lugar de almacenar, entonces o bien es falso que los carbohidratos engorden (obesidad) o es falso que las grasas (que previenen la obesidad) sean malas a nivel cardiovascular. Uno de los dos no puede ser cierto porque sería una paradoja difícilmente explicable.

- Es decir, siendo que son los carbohidratos los que nos llevan a la epidemia de obesidad y que la obesidad está ligada a todas las patologías de este siglo, los alimentos que evitan la obesidad (las grasas saludables) no serán perjudiciales para la salud, ya que evitan la obesidad y todas sus enfermedades ligadas, sino beneficiosos, como lo es la leche materna, con tanta grasa saludable y que previene la obesidad.



Pero los beneficios cardio-vasculares y para la salud de las grasas, para no alargar demasiado esta entrada, lo explicaremos en otra futura entrada en unos días.






El legado de Gary Taubes (Why we get fat)

Pero esta entrada empezaba hablando de cómo puede ser que uno coma todo lo que quiera (hasta saciarse) y además adelgazar, verdad?

Lo de arriba ha sido una introducción mía, basada en lo que he leído estos últimos meses.
Pero especialmente tras leer el libro de Gary Taubes "Why we get fat, and what to do about it", que ya ha sido traducido al español y se titula "Cómo engordamos y qué hacer al respecto", he querido escribir esta entrada

Previamente me había leído su best seller "Good Calories, Bad Caloríes". Un tocho bastante denso de leer y muy farragoso, la verdad.

Es por ello que, aunque tenía desde hacía meses el Audio CD de Why we get fat, no lo había empezado a escuchar hasta hace unos días, cuando una de las enfermeras de mi consulta de nutrición se lo empezó a leer y empezamos a hablar de su contenido.

Gary Taubes es un gran investigador en ciencia médica e impregna todos sus libros con cientos de estudios científicos que a menudo abruman al lector, sin ir al grano en muchos temas como sí sabe concretar Jason Fung.

Sin embargo, en el 7º y último de los 7 CDs del audio-libro, Gary Taubes clava cada capítulo con las conclusiones que uno quería escuchar desde mucho antes en su larga lectura (en mi caso, escuchada con el audio CD en el coche en mis viajes al hospital... o subiendo al Balneario de Panticosa)

Ese 7º y último CD vale su peso en oro.
De él es posible que saque información para algunas entradas futuras en el blog.

De momento, sólo voy a transcribir este penúltimo capítulo del libro, que explica por qué los que hacemos una alimentación baja en carbohidratos refinados y alta en grasas saludables no engordamos a pesar de comer todo lo que queremos y además tenemos más energía y menos hambre.

Explica en este capítulo un poco lo que he comentado al inicio de esta entrada.

Ahí va:




¿Qué significa comer todo lo que uno quiera?



Si uno ha vivido creyendo en una forma de pensar, creyendo un paradigma como dicen los sociólogos, es difícil dejarlo completamente atrás cuando abres tu mente para aceptar otro distinto.




Durante mucho tiempo nos han dicho y nos han hecho creer que un requerimiento fundamental para perder peso era comer menos de lo que uno desearía. Y para mantener un peso correcto, comer con moderación.
Y hemos asumido que esa teoría (la de menor ingesta de calorías y mayor gasto de calorías) se seguiría cumpliendo cuando reducimos los carbohidratos que comemos (como ocurre en la alimentación Low Carb Hign Fat).



Sin embargo, comer menos de todo, implica que conscientemente reduciremos los 3 macronutrientes, es decir, también las proteínas y la grasa y no sólo los carbohidratos.



Pero las proteínas y las grasas no nos engordan apenas (porque estimulan menos la insulina, especialmente las grasas, que apenas la estimulan), sino que son los carbohidratos, especialmente los refinados (harinas, pan, patata, cereal, zumos, azúcar).
Estos estimulan la insulina, la hormona almacenadora de grasa, y ésta nos mete en modo "sugar-burning" (quemador de carbohidratos) en lugar de dejarnos en el modo "fat-burning" (modo quemador de grasas como fuente de energía).



Es cierto que las personas que reducen sus carbohidratos en una dieta LCHF, a menudo comen menos de lo que comerían si siguieran la alimentación convencional. Una experiencia frecuente es que, al dejar de tomar carbohidratos o al reducirlos, uno poco a poco se va dando cuenta de que no está continuamente hambriento como le ocurría antes. Que esa necesidad de desayunar nada más levantarse o ese almuerzo a media mañana ya no son necesarios.
Que esos pensamientos sobre comida y esos ataques de hambre para satisfacerlos, simplemente desaparecen...

... pero eso ocurre porque ahora estás utilizando tus reservas de grasa como energía diaria. Algo que antes no hacías.
Tus células grasas están ahora trabajando como fuentes de energía de uso inmediato, en lugar de actuar como reservas de energía secuestrada, no accesible.

Ahora tienes un continuo suministro interno de energía, que te permite funcionar durante el día y la noche, como siempre ha sido en el ser humano durante 2,5 millones de años.
Y de esa forma, tu apetito se adapta, disminuyendo.

Si no te falta energía (si tienes combustible disponible de sobras), no necesitas estar reponiendo combustible (echando gasolina) cada pocas horas.
Si estás perdiendo 1 kg de grasa cada 9 días, esto implica que ahora tienes esas 9.000 kcalorías que estás quemando como combustible, a razón de 1.000 kcalorías diarias. Es decir, 1.000 calorías diarias que no tienes que comer.


Otro efecto que ocurre al restringir los carbohidratos es que, por otro lado, tu gasto energético (metabolismo basal) aumenta. Ya no estás secuestrando calorías de energía en tu grasa abdominal (depósito de reserva) donde no puedes utilizarlas. De manera que ahora tienes más energía para quemar. Más energía y ganas de moverte (se acabó el sedentarismo).
Al evitar los carbohidratos engordadores, evitas la hormona que almacena tus calorías en tu grasa de reserva, la insulina. Ahora tu cuerpo, él solo, encontrará el equilibrio entre las calorías que ingieres (hambre) y las que gasta (ejercicio y metabolismo basal).


Este proceso de keto-adaptación puede llevar unas semanas, pero debería ocurrir sin uno darse cuenta.

Sin embargo, con el manejo médico convencional de "Dieta y Ejercicio", querer bajar la ingesta calórica en contra de nuestro apetito, tendrá respuestas compensadoras de nuestro cuerpo (de nuestro hipotálamo, termostato regulador del gasto calórico y del apetito).
A las pocas semanas de comer menos, nuestro metabolismo se irá adaptando y se reducirá, dándonos menos energía para quemar. De manera que tu gasto calórico, disminuirá.
Siguiendo tomando carbohidratos, tu cuerpo retendrá la grasa como reserva en lugar de utilizarla como combustible. Podrás incluso perder una masa muscular que de otra manera, mantendrías.
Y finalmente, la consecuencia de esa restricción calórica constante, hará que el hipotálamo mande señales de hambre (grelina) y tengas atracones por no poder aguantar ese hambre constante.

Abordando el problema de otra forma, los médicos que correctamente tratan a sus pacientes obesos restringiéndoles los carbohidratos, dicen que obtienen los mejores resultados cuando les dicen a sus pacientes que pueden comer siempre que tenga hambre y hasta que se sientan saciados. Que coman según su apetito, cuando tengan hambre, no según su reloj por que "toca comer o desayunar".


El mismo argumento sirve para el ejercicio (evitar el sedentarismo):

Hay muchas razones saludables para mantenerse físicamente activo, pero perder peso se ha visto que no es una de dichas razones.
El ejercicio te dará luego más hambre y, por otro lado, bajará tu metabolismo basal en el resto de las horas del día, cuando no estás haciendo ejercicio. En la charla que daré en el Colegio de Médicos de Huesca este miércoles 24 de mayo a las 19 h lo explicaré.


La clave es evitar ambas respuestas (tener más hambre tras el ejercicio y estar más inactivo el resto del día tras una hora de gimnasio o de correr).
Intentar perder peso aumentando el gasto calórico puede que no sólo no sea útil sino que además sea contraproducente.




Accediendo al nuestro gran compartimento de energía bloqueado: Nuestra grasa corporal


Compartimentalización de la energía
Con la insulina alta sólo podemos acceder a los carbohidratos como energía (glucógeno). No podemos acceder a las miles de calorías almacenadas en forma de grasa en nuestro abdomen.
El 80% de la energía de que disponemos, no está disponible. Está secuestrada en nuestro tejido adiposo (grasa corporal de reserva)
Imagen del Dr. Jason Fung "El código de la obesidad"


Uno tiende a ser "sedentario" cuando tiene sobrepeso o es obeso. Pero esto es debido a la compartimentalización de tu combustible, que se queda guardado en tu grasa de reserva en el abdomen, en lugar de estar quemándola como energía. Literalmente te falta la energía para hacer ejercicio y, por eso, te faltan las ganas de hacer ejercicio.

Pero si evitamos el problema, reduciendo los carbohidratos que te hacen engordar y que te mantienen en "modo engorde", entonces, al disponer de toda esa energía (ya no está guardada sino disponible), te deberías sentir físicamente más activo y, sin esforzarte, te moverías más.

El objetivo es eliminar la causa del exceso de grasa de reserva en tu cuerpo (exceso de adiposidad, compartimentos de almacenamiento de la energía a la que no puedes acceder). Y la causa son los "Fattening Carbohydrates", los carbohidratos engordadores, que mantienen elevada la insulina (candado).

De esa manera, permitirás que tu cuerpo encuentre su equilibrio natural entre energía ingerida y energía a quemar. Él sólo lo hará, como lo hace el león, la leona y el resto de animales, sin pensar, sin tener que estar contando calorías.

Así, deberías poder comer cuando tengas hambre y comer hasta que te sacies.
Si no comes carbohidratos refinados y reduces alimentos altas en carbohidratos (azúcares, pan, pasta, patata, arroz, cereal, etc) no engordarás por querer comer hasta tu saciedad.

Una vez empieces a quemar y a utilizar tu propia grasa como energía, tendrás la energía suficiente para sentirte físicamente activo.

Gracias, Gary.

Jorge García-Dihinx


Grasas saludables: Miles de calorías como fuente energía continua para disfrutar desde el primero al último minuto del día.
La nómina toda para ti, para gastarla, sin hipoteca, sin depósito a plazo fijo. Toda disponible para gastarla, sin necesidad de ahorrar (sin necesidad de bajar el metabolismo y volverte sedentario)

sábado, 20 de mayo de 2017

LA VUELTA A LAS MALADETAS con Cordier y Aneto, 14 mayo 2017 Llanos del Hospital, Benasque

Alfredo y Champi abriendo huella en el Corredor Estasen, mientras las nubes engullían la cima del Aneto.


La Vuelta a las Maladetas, con picos Cordier y Aneto

Llanos del Hospital, Benasque

Desde la Besurta

Desnivel: 2.200
Distancia: 21 km

El track: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=17759959

Aunque la vuelta a las Maladetas rodea también las Maladetas occidentales saltando por el Collado del Alba, nos gusta más esta vuelta, algo más cerrada, que sólo traza la circular a la Maladeta Oriental, subiendo primero al Pico Cordier.

Así haces un tresmil de forma rápida y luego tienes una esquiada más franca hasta situarte bajo el collado del Aragüells. Si vas por el Collado del Alba, aunque subes 300 m menos, luego tienes un flanqueo largo sobre Cregüeña por zona de rocas.

Ambas variantes de la Vuelta a las Maladetas nos las enseñó en su día nuestro amigo Ferdofu, un gran conocedor del Pirineo. Gracias Fer!

Esta circular suele ser nuestra despedida (o casi) de la temporada de esquí de montaña cada año.
Habitualmente dormíamos en la Besurta o en la Escuela de Montaña de Benasque, pero ahora con la oferta de los Llanos del Hospital y el trato impecable, decidimos dormir como reyes en el hotel de los Llanos, con una opípara cena Low Carb High Fat y, al día siguiente, a partir de las 4:30 AM, otros desayuno LCHF, ideal para una ruta larga. Luego no hizo falta comer en toda la jornada, que duró algo menos de 9 horas.

Los cielos amanecieron grises pero la nube se fue al amanecer hacia Arán y el día se fue abriendo. Fantástica primera parte al Cordier y luego buena nieve esquiando hacia Cregüeña.
Una vez en los Ibones de Coronas las nubes nos fueron cerrando la visibilidad viniendo desde el sur hasta el punto de plantearnos escapar por el collado de Coronas...

Pero un claro de sol que nos permitió ver el corredor Estasen en todo su esplendor nos animó a subirlo, lo cual fue un acierto, aunque la visibilidad fuera regular.

Con la cima del Aneto cubierta, disfrutamos de ella en solitario, antes de cruzar el paso de Mahoma e iniciar la vuelta.

Habitualmente bajamos directamente a Barrancs y Aigualluts, o bien hacemos la bajada del Salterillo, que también permite buena esquiada.

Pero preferíamos acortar el día y no tener que poner pieles (Salterillo) ni andar 1 hora por Aigualluts. Así que tras esquiar hasta el collado de Coronas, trazamos una larga diagonal hacia el Portillón Superior (era como ir en un tren paisajístico) y luego esquiamos pegados a la muralla de los Portillones para cruzar, sin descalzar, por el Portillón Inferior.

Así pudimos enlazar esquiando hasta la Renclusa y luego enlazar con la pista de Bobsleigh que se había formado estos días previos, pudiendo llegar con esquís a sólo 15-20 minutos del coche, con una sonrisa de oreja a oreja.

Gran día chicos, sois grandes, muy grandes...

Jorge García-Dihinx





Os dejo la reseña de la ruta, que es la 254 del Tomo IV de Rutas con Esquís Pirineo Aragonés, Ed. Prames (que por cierto, esa tarde al pasarme por Barrabés me dijeron que se había agotado!! Habrá que reponer... jeje)



Esta circular es ideal para primavera avanzada, iniciándola en la Besurta. Recorre la cara norte de las Maladetas, luego entra al sur en la vertiente de Cregüeña y tras cruzar el Collado de Cregüeña se mete en la zona alta de los Ibones de Coronas, para subir finalmente al Aneto por el Corredor Estasen y bajar a Aiguallut, completando un círculo fantástico. El primer cruce a Cregüeña se puede hacer por el Collado del Alba o mejor, subiendo al Pico Cordier (la aquí descrita y que suma 200m). Exigirá un grupo fuerte y ahorrar fuerzas en una jornada que rondará las 10 horas de actividad, idealmente de 7 de la mañana a  5 de la tarde. Pero no os asustéis, que es factible para muchos grupos. Y si vais cansados, siempre podéis acortar por el collado de Coronas sin subir el Estasen al Aneto.



Saldremos de La Besurta (1.900) en la ruta normal al Refugio de La Renclusa (243), que habitualmente en mayo deberemos hacer a pie (40 min). Allí nos plantearemos si queremos ir por la ruta al Pico Cordier o bien cruzar al sur por el Collado del Alba. Esta segunda opción, aunque acorta el desnivel en 200m es una vuelta más larga, con más flanqueos y menos esquiada, pero también la describimos brevemente.

A. Por el Collado del Alba: Seguiremos la ruta 245 (Diente Alba y Pico Mir) que sale de la Renclusa a la derecha y remonta una loma para entrar en el llano de los Lagos de la Renclusa o de Paderna y que luego sale por la izquierda al llano para ascender al sur por el Barranco del Diente. La ruta va yéndose algo a la derecha (SW), acercándose al barranco del Alba para finalmente atacar el Collado del Alba (3.081), situado a la izquierda de la Muela y Diente del Alba y que deberemos subir con crampones para los últimos metros. Desde el collado, con esquís nos dejaremos caer al sur, pegados a la muralla de la izquierda, para llegar altos al collado del fondo en la base del Pico Le Bondidier.
Allí doblaremos a la izquierda y sin perder altura, tocará trazar una larga diagonal alta, sobre el Ibón de Cregüeña por encima de los cortados. La primera parte será muy horizontal, remando un poco, antes de trazar la diagonal descendente que nos deje lo más cerca posible del Collado de Cregüeña.

B. Por el Pico Cordier (Opción recomendada): Una mejor opción, más directa, subiendo a un tresmil y con mejor esquiada, sin tanto flanqueo, es subir al Pico Cordier según la ruta 246 (mirar descripción). La ruta sale de la Renclusa en ruta común con la de la Maladeta y luego se desvía a la derecha para acercarse al Cordier y salvar el paso lateral en la muralla que protege el pico, subiendo a pie los últimos metros al Pico Cordier (3.263), más inclinados.
Desde la cima visualizaremos abajo al sur la ruta hacia Cregüeña y la morrena bajo la cual trazaremos la diagonal. A partir de ahí viene una buena esquiada. Saldremos esquiando a la derecha (W) a la comba entre el Cordier y el Sayó. Antes de llegar al collado Cordier giraremos a la izquierda para trazar una diagonal al SE, descendiendo guiados por una morrena que nos limita por la izquierda (arriba de nosotros).
La diagonal nos permitirá esquiar y también salvar los cortados de la derecha sobre el Ibón de Cregüeña, llegando con la inercia lo más lejos posible hacia el collado de Cregüeña. Nos quedaremos a unos 400 m en diagonal al collado, al que subiremos con crampones en una suave diagonal al sur.

Collado de Cregüeña (2.905): Desde allí esquiaremos por la vaguada natural al SE para entrar en el Ibón Grande de Coronas (2.735), donde pararemos a poner pieles para iniciar la 3ª y última subida del día. Apuntaremos al Collado de Coronas, subiendo por terreno amplio y suave al NE.

Cuando estemos a la altura de la entrada del corredor Estasen podremos decidir si vamos hacia él o acortamos cruzando por el Collado de Coronas. Calcular mínimo una hora más al Aneto desde la base del corredor Estasen, descrito en la ruta (235). Son algo más de 200 m de desnivel por un corredor de 40-45º, no difícil, ancho y factible con crampones y un solo piolet. Tras salir por el ramal de la izquierda, giraremos a la izquierda. Nos quedará un tramo de roca algo incómodo que se sube apoyando las manos puntualmente, para salir luego a una corta travesía sobre nieve antes de subir andando los últimos metros al Aneto (3.404). ¡Enhorabuena!

Descenso final a Aiguallut-Besurta: Para completar la circular sólo nos quedará cruzar (con atención) el Paso de Mahoma para disfrutar de los 1.400 m del descenso clásico directo a Aiguallut (ruta 251 inversa) o bien, si no queremos cruzar el Paso de Mahoma, volver por la Espalda del Aneto (252) de vuelta al Valle de Barrancs – Plan d’Aiguallut – La Besurta. Terminaréis cansados, pero con una enorme sonrisa en vuestras caras.




Los pies de fotos... en un ratín (ahora toca cena...)

Conforme subimos las nubes se van retirando



Donato y el Pico Paderna



Esta foto me la hizo Ángel Moraga (gracias!)


Los cielos se despejan conforme el sol va subiendo



La mayoría de la gente cruza por el paso del Portillón Superior para ir al Aneto
En el centro de la foto se ve el Pluviómetro. Si has llegado a él, es que has subido demasiado
A la derecha se ven dos esquiadores buscando un paso superior, que no hay



El grupo de Jon Goitita sube hacia el paso del Portillón Inferior



Martín, con 17 años, a punto de subir a su primer tresmil



Las nubes todavía cubren la cima de nuestro primer tresmil, oculto a la izquierda de la imagen



Champi, pletórico y delgado como nunca tras varios meses con LCHF
Cada año más joven, más vital


Hacia el paso de la muralla



Ángel Moraga y Alfredo subiendo a pie el paso de la muralla que da acceso a la pala final del Cordier



Mateo Borri



Edesio Vidal en el paso, con el grupo detrás



Martín, tras salir del paso en la muralla



Volvemos a poner esquís para la rampa final al Cordier



Edesio, Mateo, Martín y Donato, últimos metros a la cima del primer tresmil, el Pico Cordier



Ceremonia de nombramiento del nuevo Caballero de los Tresmiles, Sir Martín



Teresa, Javier y Marie Claude se despiden y se bajan de vuelta a la Besurta.
Nos hacemos una foto de cima los cinco



Vista de nuestra ruta al collado de Aragüells, desde la cima del Cordier



Las nubes amenazaban, pero con el frío la nieve estaba muy rápida y fácil de esquiar



Traza de nuestro descenso hacia Cregüeña


Donato y Edesio, inseparables



Desde el collado de Aragüells quitamos pieles y esquiamos hacia los Ibones de Coronas
Ángel Moraga



Cruzando el Gran Ibón Alto de Coronas, rumbo al Aneto, que se ve cubierto



Atrás queda el Aragüells y su collado.
Las nubes siguen amenazando



Tras un claro que nos infundió optimismo, decidimos subir por el corredor Estasen



El Estasen es un corredor ancho y sin grandes dificultades
No suele precisar material de aseguramiento.
Sólo crampones y un piolet, especialmente si la nieve esta dura, lo cual no era el caso




Alfredo y Champi, en la niebla del Estasen

 
Esta foto también me la hizo Ángel Moraga



Champi y Alfredo, subiendo al cielo entre las nubes del Estasen



Alfredo, en un claro en el que la visibilidad aumentaba



La pareja de aperturistas siguen por el ramal izquierdo, el principal



Detrás sube el resto del grupo:
Ángel, Adrián, Lukas, Martín, Matteo, Edesio y Donato



Las nubes nos engullen pero se puede subir con la referencia de la roca sin mayores problemas



Algún claro asoma de vez en cuando, pero poca cosa



Martín, con 17 años, nuevo caballero de los tresmiles, a punto de salir del corredor Estasen



Arista final a la cima del Aneto, entre las nubes



La cima del Aneto sola para nosotros...



Martín, en su segundo tresmil del día y de su vida



Martín, Matteo y Champi en el Paso de Mahoma del Aneto



Tras bajar a los 3.200m del collado de Coronas, la visibilidad vuelve, bieeen!
Alfredo y yo (foto de Ángel Moraga)



Ángel Moraga



Martín



Champi trazando su clásica diagonal, para llegar bien alto al paso del Portillón Superior, que dejaríamos a nuestra izquierda, para esquiar al paso del Portillón Inferior



Esta foto en el paso del Portillón Inferior me la hizo también Ángel Moraga


Lukas saltando desde el Portillón Inferior



Lukas, dándolo todo



I feel the need...
the need for speed!



Donato, Martín y Edesio



Martín y Edesio, aprovechando al nieve fácil de esquiar



Edesio, buenos giros



Fin de fiesta, viendo la zona de Gorgutes, Sacroux y el Puerto Viejo

Qué bello es el Valle de Benasque...

Nos vemos en la próxima entrada!

Jorge García-Dihinx